lunes, 9 de junio de 2014

QUÉ ERROR, QUÉ INMENSO ERROR



La coronación de Felipe VI ya me ha dado el primer disgusto antes, incluso, de producirse. Resulta que los mandarines del gobierno han decidido que sea un acto discreto, con pocos invitados, sin boato alguno. Temen que el pueblo no entienda que en tiempos de penuria se reúna una pandilla de gente fina a divertirse.

Señores políticos, ¿no se dan ustedes cuenta que precisamente eso es lo que todos esperamos de nuestra realeza? Que reúnan en lujosas fiestas a Reyes y reinas, príncipes y princesitas, todos elegantemente vestidos. Bebiendo champagne y bailando valses como solo ellos saben hacerlo.

Aún están a tiempo, tráigannos a todos los amigos de nuestra clase gozante y regálennos una coronación como Dios manda y recuerden la frase más genial de la película "Historias de Filadelfia":

"LA MEJOR VISTA DE ESTE BONITO MUNDO ES LA DE LA CLASE PRIVILEGIADA DISFRUTANDO".









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada