miércoles, 14 de agosto de 2013

¿LE GUSTA A USTED WAGNER?

SÍ, MUCHO. ¿Que por qué me gusta? Podría decirles que por su exuberancia armónica; por rescatar la tragedia griega; por la dimensión poética de toda su obra; por la recuperación del mito... les mentiría. Creo que, simplemente, me gusta su música porque la he oído. Porque la he oído y ya sé de su grandeza.

Leo frecuentemente libros de música y de músicos y formo parte de un grupo wagneriano muy interesante -por la categoría de los otros miembros- y siempre llego a la misma conclusión: en materia de música, todo está dentro de la música misma. Como queramos explicarla estaremos perdiendo el tiempo. A la música no puedes llegar a través de palabras o conceptos. A veces, hablamos -y escribimos- mucho sobre música y escuchamos poca música.

La pregunta, más bien, debería ser: ¿Por qué no le gusta a usted la música de Wagner? Probablemente la respuesta sería muy parecida: porque no la he escuchado. Decía aquél apócrifo de Machado: me parece un autor tan insignificante que ni siquiera lo he leído. Algo así pasa con los detractores de Wagner, que no lo han oído.

Aquél que no haya escuchado el dúo del segundo acto de Tristán e Isolda, no conoce la más intensa y expresiva escena de amor que se haya escrito jamás. Y aquél que ya no pueda gozar del privilegio de escucharla por primera vez, aquél, nunca más dirá que no le gusta Wagner.

Aquél que haya sido testigo del despertar de Brünnhilde o que ya sepa del Encantamiento del Viernes Santo, ese, no volverá a negar al maestro.

Aquél que -como mis vecinos- haya escuchado La Tetralogía, nunca más podrá definir una ópera como lo hacía Bernard Shaw:
         
               - Una ópera es la historia de una soprano y un tenor que quieren amarse, y de un barítono que quiere impedirlo. 





.

4 comentarios:

  1. Yo en la ducha sólo canto a Wagner, pero mis vecinos, al contrario que los tuyos, no saben apreciar la ópera, porque no paran de protestar.

    ResponderEliminar
  2. Un sábado a principios de mes, escuché la tetralogía desde el festival de Bayreuth. Wagner no es fácil, hay que prestarle atención, pero con los años, me emociona más. El dúo de Tristán e Isolda es sublime. No canto, prefiero disfrutar de esa belleza. ¡Qué voy a decir yo!
    No conocía la cita de Bernard Shaw... me sorprende, la verdad.
    Un buen homenaje en este año wagneriano.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo15/8/13 0:46

    No, no me gusta. Reconozco que un In fernem land, por decir algo, bien cantado puede ser impactante. Pero te daré sólo una razón, entre las varias que podría darte: lo de los dioses mitológicos y los cisnes muertos con flechas mágicas es muy poca nuez para tanto ruido. Ramon-Eastriver

    ResponderEliminar
  4. No confundir a la música con su autor, ni con las ideas de éste y su utilización. La música es música,Wagner es la Música. B. Shaw era un irónico que permanentemente epataba a los suyos. No pasa ná, hay gente pa tó (incluso a los que nos gusta Wagner)

    ResponderEliminar