domingo, 14 de julio de 2013

AGRAVIO

HABLO EN SERIO -como casi siempre-. He presentado una queja formal en la sección de librería del Corte Inglés de Cartagena.

Allí, en esa refinada sección, amontonado en un cajón enorme, entre libracos de novelas rosa -"La amante de mi amigo"; "Cásate con mi hermana"- allí, me encontré con una joya de la literatura. Ni más ni menos que un libro de tomo y lomo -781 páginas- con toda la narrativa breve de Juan Madrid en una edición de lujo.

Aclaro que mi formal queja no fue por semejante compañía -que también- sino por el precio que le habían asignado. En la portada del libro, encerrado en un círculo rojo, destacaba su precio: ¡5,95 €!
Hablé con el encargado y le pregunté si se trataba de un error. Le conté que Juan Madrid era el más grande autor español de novela negra. Que el mismísimo Juan Marsé era uno de sus muchos admiradores. Le dije que ese era un precio insultante y le rogué que lo rescatara de aquel revoltijo rosa y desplazara la coma un espacio a la derecha:  59,5 €.

No me hizo ningún caso. Se sonrió con una sonrisa que solo los encargados de sección del Corte Inglés pueden exhibir y me devolvió cinco céntimos.

En ese momento recordé que mi novela -de una página- se vendía a un precio tres veces mayor que éste -de casi ochocientas- y que en mis solapas Vázquez Montalbán nunca escribió: "Creo que los auténticos novelistas negros españoles son tan pocos que Juan Madrid es uno de los dos".

Me eché a llorar.



19 comentarios:

  1. Te voy a contar una anécdota que te va ahacer gracia:

    Hace bastantes años un amigo poeta, Antonio Lorente, consiguió publicar un libro en Ediciones Libertarias prologado por Leopoldo María Panero y cuya primera (y única) edición fue de 1.000 ejemplares. Uno de los sitios donde se distribuía era en las librerías del Corte Inglés.

    Periódicamente, mi amigo se paseaba por los estantes de poesía a ver si se había vendido alguno y un día se encontró con que ya no estaban... porque habían pasado al estante de "Saldos" al ridículo precio de 100 pesetas.

    Le dio tanta rabia que los compró todos...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has recordado a aquel escritor que tenía un solo lector y le seguía por la calle tratando de averiguar cosas de él. Se lo leí a Borges pero ya no recuerdo dónde.
      Se agradece la sonrisa, SNEAKER.

      Eliminar
  2. En el fondo sois dos ingenuos! El Corte Inglés es para otras cosas, pero suponer que estén especializados en algo y que sus dependientes, encargados de sección, jefes de planta etc. entiendan de literatura o música e incluso deportes es mucho suponer!
    Lo peor es que la persona con la que hablaste te tomaría por un "pirao".
    Tú ya tienes alguna anécdota musical; de qué te extrañas?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquella anécdota musical fue de categoría: ¿Des Knaben Wunderhorn?...Por la D.

      Y sí, en su mirada vi cierto temor. Si llego a estornudar sale corriendo.

      Un abrazo, Marianico.

      Eliminar
  3. Menos mal que te vamos conociendo y sabemos que eres un tío irónico, porque está claro que la calidad de un libro no se mide por el precio. De hecho, los clásicos (Shakespeare, Homero...) son siempre los más baratos.

    Lo que es un agravio es que haya abusones que cobren el cuádruple. Y es un alivio que la buena literatura esté al alcance de todos los bolsillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso nada, amigo José Ángel. Las buenas ediciones -como esta de Juan Madrid- de los clásicos son caras, muy caras. V.g.: "Teatro selecto" W.Shakespeare. Espasa Clásicos; "La Odisea". Biblioteca Clásica Gredos... Otra cosa es el libro de bolsillo, la edición económica. La misma editorial Gredos tiene la Biblioteca Básica a precios muy asequibles.
      A mí me gusta que haya -también- ediciones muy cuidadas -Reino de Redonda; Reino de Cordelia; Biblioteca Castro...- aunque sean caras. Creo que es el futuro del libro de papel. Pero vaya usted a saber.
      Lo que no puedo rebatirte es lo de la ironía. Ahí tú eres un maestro.
      Después de tanto tiempo, un abrazo.

      Eliminar
    2. Ahora veo más claro tu punto de vista, y lo entiendo.

      Mi opinión se debe a que profeso poco culto a lo material, y disfruto lo mismo me da la edición Catapún Chinchín de lujo que una de bolsillo. Aunque para ser sinceros, y aún a riesgo de contradecirme, cuando cae un tebeo antiguo en mis manos empatizo más con lo que dices :)

      ¡Un abrazo fuensantonero!


      Eliminar
    3. Nunca he disfrutado más que cuando leía tebeos con mis hermanos. Los seis hermanos -las chicas tenías los suyos- pasándonos los tebeos de Big Ben Bolt; RIP Kirby; Roy Rogers...
      Un abrazo.

      P.S. Me encantan las contradicciones.

      Eliminar
  4. Coincido con Fuensanta y Antón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te respondo lo que a José Ángel.
      Por cierto, MariaJesús, tú no fallas. Eres una máquina.
      Besos.

      Eliminar
  5. Querido Manrique, conociendo tu sentido del humor, compadezco a ese pobre jefe de sección. No quisiera estar en su pellejo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice mi amigo Mariano, pensó que estaba ante un pirado. Y no creo que se equivocara mucho.

      Un beso, Dorys.

      Eliminar
  6. Estoy con Mariano. En una ocasión le pregunté por un aparato de tdt a un dependiente y dio dos golpecitos con el dedo a uno de los que había en la estantería. Le pregunte nuevamente por alguna cuestión técnica y dio dos golpecitos sobre la caja nuevamente. Le pregunté si había dejado el litio sin consultarle a su médico y dio dos golpes sobre la caja. Me alejé y luego, al pasar nuevamente por allí lo vi parado en el mismo sitio, dándole dos golpecitos a la caja.

    ResponderEliminar
  7. ¡Que vivan los agravios!Encontrar joyitas saldadas es un placer casi carnal.
    Disfruta esa lectura veraniega y gracias por dejarnos decir algo de nuevo (gracias en verdad a Mariano "Grillo").
    Un abrazo maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que entiendes, profe. Acabo de llegar de los Pirineos. Te lo digo para que me justifiques las faltas de asistencia. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Cerca de los pirineos tengo a mi hijo, disfrutando de la lluvia y el granizo. Mientras tanto, sus sufridos padres acaban de llegar de Roma, Pompeya, Nápoles...Ya sabes, vida dura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Mucho me temo que los dependientes del Corte Inglés no está preparados ni para el talentoso autor, ni para el ingenioso cliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande Mamen. No se puede decir más con menos, como buena poeta que eres.

      Eliminar