martes, 3 de abril de 2012

MIS SECUENCIAS FAVORITAS



Como le he cogido el tranquillo a esto de realizar películas creo ser el mismísimo Bergman y cada vez la Thornton- Club-Mayer produce más y más cine.

Últimamente me ha dado por seleccionar mis secuencias favoritas y he observado que en nada tiene que ver mi criterio con el que seguiría un entendido en la materia: director,  guionista, crítico y menos aún un cinéfago como nuestro profesor de La escuela de los domingos. Mis preferencias son muy de andar por casa.

Mis secuencias favoritas tienen casi todas un denominador común: la música. Las imágenes con música son mi debilidad. En casa, llegado uno de esos momentos y sea la hora que sea pongo el volumen al máximo sin miramiento alguno hacia mis  vecinos. No lo puedo evitar. 


Hoy les traigo una secuencia que nos muestra un amor de verano. Uno de esos amores que no llega a ninguna parte pero que nos acompaña ya de por vida. 



El vestidito de la chica, su diadema, las sillas de hierro y la mesa de mármol, la mirada de la chica y su boca entreabierta dispuesta a recibir su primer beso, los pantalones acampanados y las tracas del chiquito, el chalet tan mediterráneo... 



Todo esto hace que la secuencia me atrape y la tenga entre mis favoritas. Bueno, todo esto y ese pick-up donde gira un disco de los de entonces con la voz de Herve Villard cantando Caprí cèst fini.




... Ese tirante que no enseña nada, esos besos dulces y suaves, casi leves roces, esa música y esa edad, ¡ah, esa edad!, nos llevaba, en las alas de una ternura especial, a los brazos de un erotismo que sabemos disfrutarlo todavía porque lo vivimos con una intensidad irrepetible.

                                                        (Antonio Campillo)

 

...Músicas e imágenes unidos en determinado momentos de nuestra vida , los convierten en” vivencias” privilegiadas que no nos abandonan.

                                                              (Nicolás)

 

                       ...Tan dulce como evocadora de aquellos veranos en el Mar Menor en la orilla nocturna de la playa, con músicas parecidas, de aquellos cines de verano, vestidos de tirantes y el chico que gustaba a todas tocando la guitarra de letras amatorias...

                                                                   (Cabopá)

 

 

 

 

 

. 

41 comentarios:

  1. Tu sigue con la selección de secuencias que yo te lo agradezco, comparto y aprendo...

    Vi la película y me pareció tan dulce, como evocadora de aquellos veranos en el Mar Menor en la orilla nocturna de la playa, con músicas parecidas, de aquellos cines de verano, vestidos de tirantes y el chico que gustaba a todas tocando la guitarra de letras amatorias...

    Gracias amigo por compartir estos flases que quedaran en nuestras retinas con o sin vichisua, pero con besos de noches de calima mediterránea...

    Cuando traes estos temas me enrollo...
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! los cines de verano, con nuestros bocadillos y nuestras bolsas de pipas. Pilar -que tenía más posibles que yo- me llevaba bocatas con generosa ración de jamón. Veranos nunca olvidados.

      Besicos.

      Eliminar
  2. ¡Qué buena idea seleccionar las escenas favoritas! Estamos acostumbrados a hacerlo en piezas cortas: una canción, un cuento, un poema, una aria. Pero me parece una buena idea hacerlo de un escena, incluso se podría hacer de un capítulo de novela, que ahí mi favorito sería el siete de Rayuela, jajaja, qué opción fácil la mía, jaja.

    Luego, si ya me pides mi valoración sobre esta elección concreta, pues podríamos no estar de acuerdo, jaja, pero bueno, lo importante de estas cosas es que impere siempre la semiótica de cada uno, la mítica personal y todo eso. No he visto la película, así que tampoco puedo juzgar demasiado. Pero me quito el sombrero por tu valentía al filo de las apuestas.

    Ya veo que me dejarás pensando en cómo hacer mentalmente (mentalmente, en la práctica no sabría recortar estos vídeos) mi propia antología de secuencias.

    Un abrazo, Thornton.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya reconozco en la entrada que mi criterio al elegir estas secuencias poco tiene que ver con el de un experto. En las próximas entregas comprobarás que ni siquiera coinciden con las de un espectador medianamente inteligente: secuencias de soldados cantando himnos militares, puñetazos en un bar, una partida de billar entre copas...
      En cuanto a la parte técnica de estos montajes he de aclarar que si lo hago yo lo hace cualquiera.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Thornton, hoy me has puesto lírico perdido. Tu peli y el día primaveral que hace con sus olores y luz son “demasié” para este cuerpo ya un tanto “injuriado por el tiempo”. Llevas razón, como casi siempre; músicas e imágenes unidos en determinado momentos de nuestra vida , los convierten en” vivencias” privilegiadas que no nos abandonan. Guardo tu película para verla y oírla cuando vuelva el otoño que el tiempo nos tiene reservado. Mientras Thornton , un fuete abrazo por este regalo de hoy.

    Nicolás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Noto que mi cuerpo se va poniendo en ridículo" decía aquel maestro de retórica y sofística al verse envejecer. No te quejes del tuyo que te lo cambio cuando quieras, a pelo.
      ¿Te has fijado en el hombro de la chiquita cuando se le cae el tirante? Seguro que sí.

      Un abrazo... ¡y un beso! que yo también estoy lírico perdido.

      Eliminar
    2. Te he robado parte de tu comentario y lo he colocado en la entrada, debajo del vídeo.

      Eliminar
  4. Eres un romanticón, Profe.
    ¡Qué lindura esas caritas de amor!
    ¿Quién no se ve reflejado?
    Besitos, genial Capri, c'est fini...cuantos recuerdos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Pilar la conocí en verano, entre buganvillas y pinos y cargada con un tocadiscos portátil, así que esta secuencia me atrapó al instante.
      Todas aquellas canciones de Adamo, Sylvie Vartan, Alain Barriere, Jane Birquin...más las italianas, toda esa música era nuestra música de fondo de los veranos. La llevo bien cosida a mi piel.

      Un beso.

      Eliminar
    2. Se me olvidaba Virgi, me hice con vuestro libro "Aquella otra Navidad" y ya me lo ha firmado Carmen. A ver si algún día me lo dedicas tú también, será señal de que hemos atravesado las ondas hertzianas.

      Eliminar
    3. No creas que no pienso bastante en acercarme por ahí. Así les daría un achuchón bueno y por supuesto a Isabel. Todo se andará, Profe.
      Mira que escribes bien, tu relato del chocolate es estupendo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. ¡¡Madre mía!!
    No te ha faltado tiempo. Ya te digo yo, no necesito agente, ni campañas je,je,je...

    Ha sido un ratico muy grato, entre las flores de azahar que caían sobre la cabeza, la charla y la buena compañía he vuelto nueva...

    Has salido muy guapo, una instantánea de Don Mariano magnifica...
    BESICOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que repetirlo más a menudo. No veas para seleccionar la foto: "Pilarica dónde estoy mejor aquí o aquí".

      Besicos

      Eliminar
    2. Te he robado parte de tu comentario y lo he colocado en la entrada, debajo del vídeo.

      Eliminar
  6. ¡Me encantaaa!
    La canción es linda y la pelicula peciosa.
    De pequeña me sabía muchas canciones en francés y esta la recuerdo con añoranza.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Rosario. En Saint-Tropez vi en directo a Sylvie Vartan y Johnny Hallyday, todo un espectáculo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hay que reconocer que el tipo hace un grandísimo placaje, destreza que ya quisieran en igual medida algunos aspirantes a crápulas y otros depredadores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da la impresión que la gacela quiere ser capturada por ese depredador tan...francés.
      ¿Vas encontrando el tiempo?

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Tienes razón, es como el ratoncito que busca queso en el nido de la serpiente.

      Mi padre me dejó los tres primeros volúmenes, todos traducidos por Pedro Salinas. Después de leer tu comentario, en la siguiente visita a su librería, comprobé que los cuatro restantes están traducidos por Consuelo Berges. He visto que la de Carlos Manzano es para Lumen. De momento tengo Salinas para rato.

      Abrazo fuerte y que no se escape la chica.

      Eliminar
  8. Anónimo4/4/12 18:17

    Esta película está muy lograda y la escena seleccionada nos parece estar viviéndola a los que somos de esa quinta y hemos creído enamorarnos una noche de verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vi la película creí ser el mismísimo francés con esas tracas y esos pantalones acampanados.

      Eliminar
  9. Thornton, es una secuencia magnífica.
    Es muy frecuente que los jóvenes actuales consideren, muy despectivamente, a estas películas como "viejas", "carrozas", etc. Quienes las vimos en los años de su producción posiblemente sentimos de forma diferente cuando las volvemos a visionar: Herve Villard cantando "Caprí cèst fini" y el tirante del vestido de la chica cayendo levemente, era una de las lecciones del libro que nos enseñó lo que es el erotismo.
    "Muchachos y chicas actuales, ¿habéis aprendido a sentir el erotismo?"
    Si es así, me alegro. Pero... ese tirante que no enseña nada, esos besos dulces y suaves, casi leves roces, esa música y esa edad, ¡ah, esa edad!, nos llevaba, en las alas de una ternura especial, a los brazos de un erotismo que sabemos disfrutarlo todavía porque lo vivimos con una intensidad irrepetible.
    Thornton, has escrito y seleccionado, como maestro cinéfilo que eres, un recuerdo, un sueño, que es necesario avivar cada día.

    Un fuerte abrazo, Manri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio lo dices tan bien que he seleccionado una frase de tu comentario y la he colocado en la entrada debajo del vídeo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Cabopá, Nicolás y Antonio Campillo, me he permitido colocar en la entrada -debajo del vídeo- fragmentos de vuestros comentarios. Espero que no os moleste.

    Un abrazo a los hombres y un besico a Cabopá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo no contestar a tu atención con un sonrojo!
      Primero por tu deferencia. Como diría algún escribidor del ciberespacio, habiendo cumplido exactamente los cánones: permiso al autor, nota pública y, en fin, te rogaría que no dijeses nada del donativo que hemos recibido... ¡Es un secreto!
      Y segundo por admitir un comentario que es igual de importante como los 27 que me preceden y los que quedan.
      Thornton, podías haber seleccionado cualquier trozo de cualquier amigo que ha sentido un pequeño encogimiento de estómago al leerte y ver la secuencia. Los he leído todos y cualquiera siente como nosotros, afortunadamente.
      Te agradezco mucho tu gentileza y amabilidad.

      Un fuerte abrazo, Manri.

      Eliminar
    2. Tu frase, al igual que las otras dos, me ha atrapado nada más leerla y he decidido enriquecer mi entrada reflejándola en ella.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Thornton me estas poniendo en situación de riesgo “ broncémico”…!me has “citado”!, tú, que ya eres un autor publicado y de éxito en “la república de las letras” Murcianas junto a Cabopá, Montalvo, Mariano Sanz…. Me ha gustado, sí, me ha gustado. ….y además, tengo que confesar que me parece una cita muy interesante y conseguida literariamente.

    Dos abrazos y un beso. Te lo mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Echame cartas! Yo, infeliz de mi, en tan distinguida compañia!

      Eliminar
    2. Nicolás cuidado con la cantidad de bronce en sangre, recuerda que solo eres un hombre, recuerda que...
      Te digo lo mismo que a Antonio, tus palabras me han atrapado desde el principio y quiero decirlo en voz alta al tiempo que mejoro mi entrada.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Mariano no olvides que cuando me dirijo a ti siempre digo: "maestro". Por algo será.

      Eliminar
  12. Bueno, bueno, estoy que no quepo en la silla...je,je,je
    Un honor estar "citada" en tan ilustre Club, eres un amigo. Mis "palabras escritas" suelen ser sinceras, cuando lo que leo y veo me gusta.
    Mi memoria es flaca, por eso escribo, para no olvidar y porque me gusta que me lean, creo que esto lo decía también un insigne escritor, o algo parecido...
    Mi querido amigo, gracias, gracias por tu alta estima..

    Ah, no quiero salir de este Club, sin felicitar a los "CITADOS", un placer compartir.


    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El honor es de este club que cuenta con "miembras" como tú.
      Besicos.

      Eliminar
  13. No te pongo ninguna frase ingeniosa (tampoco la tengo), que luego la citas y "los escritores publicados y de exito", tenemos que llevar mucho cuidado, que enseguida nos copian. Nos vemos despues de la pasion, pollos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! el dichoso plagio. Estoy convencido que Pedro García Montalvo me copia. Seguro.

      Eliminar
    2. Pos seguro, yo creo que le he encontrado tambien algunas cosas mias. Empiezan por E.

      Eliminar
  14. Pues yo lo siento, Presi, pero me veo reflejada en la chica de los tirantes. Me veo ahí mismo, traspasando esa cancela y entrando en el terreno del deseo semi-prohibido, arrastrada por los latidos de un corazón desbocado.
    Me ha encantado, sigue escogiendo, que estamos disfrutando del espectáculo.

    ResponderEliminar
  15. No lo sientas Isa, con permiso de Otello-Carlos te diré que tienes una mirada y una sonrisa que bien podrías haber interpretado este papel de joven enamorada.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  16. Si, música e imágenes juntas nos cautivan. La secuencia es encantadora. De una estética entrañable a la vez que se espera que, una vez dentro de esa casa, algo sucederá... Y claro que sucede. Es la combinación natural de una atracción singular y espontánea en un encuentro armonioso. No temor, no miedo. Acercamientos y ternuras que aceleran nuestros corazones. No hay nada como la naturalidad. El Pick-up que algunas casas tenían no nos deja fríos, mas al contrario, nos trae recuerdos de aquellas fiestas organizadas en cualquier casa de cualquier amigo. Me gustó de nuevo esta entrada. Se perfila sensual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Esa diadema, ese vestidito y ese tirante que se cae...sí, se perfila sensual la entrada. Viejo sí, decrépito aún no.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Ay!, si te dijera los que acumulo...no van de acuerdo edad cronológica, edad biológica ni edad cognitiva. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Y qué me dices de esa pareja bajando la escalera cogida de la mano... Sí, definitivamente, es una escena bellísima. Y es verdad, la música es en gran parte la culpable.
    Un habrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar