lunes, 9 de mayo de 2011

AHORRANDO TE ARRUINAS

Yo para dar, he sido siempre un ignorante
POLO DE MEDINA


“Manrique, no seas nunca tacaño. Todos los vicios van desapareciendo con la edad menos ese, que va en aumento”. Este consejo me lo dio hace unos días mi primer maestro, don Salvador,  ya casi centenario,  mientras me contaba unos problemas que tenía con su comunidad de vecinos.

Le dije que tal vez ese consejo ya me lo diera cuando me desasnaba hacía tantísimos años, porque siempre ha sido una de mis obsesiones. Tanto es así, que en las paredes de mi aula decoradas con frases de oro, esas que utilizaba para mejor educar a mis alumnos, abundaban las que apuntaban en esa dirección: El dinero no puede dar una alegría, / solo brinda satisfacciones. (Luis Rosales). O este medio verso del primer soneto de Shakespeare: Ahorrando te arruinas.



Por cierto, este medio verso así traducido se debe a Gustavo Falaquera. Después he coleccionado otras traducciones: Escatimándote te pierdes (Agustín García Calvo);  Despilfarras economizando (Luis Astrana Marín). O una del mismísimo Juan Ramón: Haces mal gasto en ser mezquino. Estaremos de acuerdo que traducir un verso es casi tan difícil como escribirlo.



Todas estas frases  las he incorporado a mi jerga particular. Así, en cuanto se da la ocasión suelto el Ahorrando te arruinas. Tal vez lo haga temiendo desobedecer a don Salvador y convertirme yo mismo en un rácano dominado por la avaricia, ese vicio que te acompaña ya de por vida y al que Dante condenó a su infierno: ¿Por qué ahorras?


La guasa siempre nos acompaña en nuestros raticos de ocio  y cuando alguno de nosotros paga una cuenta en el bar,  lo celebramos alborotando, gritando aquello de La Bohème: ¡Viva el que gasta! También nos gusta recordarle al pagano de turno aquellas palabras del Ulises de Joyce: Paga y pon buena cara.

Pero ninguna frase  puede compararse en gracia y talento a la que utiliza un parroquiano de un modesto y familiar bar en La Alberca cuando alguien lo libera de pagar: ¡Ileso, salgo ileso!




.

53 comentarios:

  1. Jajaja, el cura viejo que había antes en mi pueblo estaba acostumbrado también a salir ileso pero más de una vez tropezó con la mala baba de un tipo que le decía todo solicitud:

    -Parróco (acentuaba ahí, en la o) pagaste esto?
    -No, Daniel,
    -Pues, págalo, coño, págalo...

    En fin, un besico, maestro

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, maestro. A tu conocida generosidad me encomiendo.

    ResponderEliminar
  3. Pues eso, que ahorrar ni los elogios (merecidos) ni los abrazos, ni los buenos deseos...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. El ordenador a veces te juega malas pasadas,espero que el comentario no salga dos veces.
    Ahorrando te arruinas, ese es tu título,pero mi pregunta es:¿de qué te arruinas?
    Si "ahorras tanto" puede que te arruines de amigos,amores,soledad...
    No me gustan los avaros, pero tampoco los rácanos y tacaños.
    Afortunadamente he vivido con unos padres super generosos con mi casa abierta a familiares, sus amigos y los míos.
    El ser generoso no implica comprar amistades,pero cuidado, el compartir no nos va a arruinar .
    Por si pensáis en opulencia, en mi casa se vivió con un sueldo de empleado fabril con muchas horas extraordinarias a sus espaldas.
    Querido Thornton, algún día con un cafetito delante te contaré buenas anécdotas con respecto a este tema.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Manri, me quedo con "Ahorrando te arruinas", sin menospreciar el resto de interpretaciones tan ingeniosas como la que probablemente quiso hacer el autor.
    Algunos que conocemos ambos no están arruinados, están en la pura miseria a costa de "malpagar y engullir". Cuando se lleven los réditos al otro barrio ¿serán felices?
    Ilusos...

    ResponderEliminar
  6. Lo celebro, lo celebro y te doy toda la razón. Hoy me hiciste sonreír. Y trataré de aplicarme el cuento, que soy catalán, jaja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, Thornton, sos una inspiración: ¡el día que tenga dos pesos juntos voy a tener a mano esta entrada! :D

    Un abrazo, maestro.

    PD: muy buena la foto del pibe ése. ;)

    ResponderEliminar
  8. Alma, los "parrócos" y la benemérita siempre salen ilesos de los bares. Mira que perjudicar al pobre cura. Ese Daniel no tiene corazón.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Mariano, a los amigos, lo mejor. Hoy he invitado al café, 17 €, con dos cojones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ángel, cómo sabes ir a lo esencial. Generoso en afectos, sí señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Marta, Martica, espero impaciente ese café. A ver si ese amigo que tenemos en común nos pone en contacto de una vez, en Murcia o en Valencia, donde queráis.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Antonio, "Ahorrando te arruinas" tiene más música. Siempre que veo estas diferencias al traducir, me acuerdo de cierto traductor -amigo nuestro- que ha inferido temerariamente al castellano a los poetas románticos alemanes... ¡desconociendo el alemán! Me descubro ante semejante hazaña.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Eastriver, siempre me alegro al saber de ti, fuiste de los primeros y aquí sigues.

    Los catalanes conocéis el término medio, ni rácanos ni despilfarradores. Ya sabes que Dante condenó igualmente a los avaros y a los pródigos: "¿Por qué ahorras? ¿Por qué gastas?"

    Un abrazo.

    P.S. Ramon, no tardes.

    ResponderEliminar
  14. Risk, ahora mismo echo la persiana y te sirvo la mejor copa del club. Bebe cuanto quieras que hoy sales ileso de aquí, menudo lujo eres.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Ya sabes quién inventó el hilo de cobre: dos catalanes disputándose una peseta.

    Grandioso Muti. ¿Has visto cómo está con setenta años? La música es el mejor conservante.

    Un abrazo, enorme hasta el derroche.

    ResponderEliminar
  16. thornton, el origen alemán de la palabra ahorrar se centra en el presente, en el ahora o "ahorra" como dírían los germanos alemanes. Ahor(r)a, disfruta el momento. Carrrpe diem. Sobre todo con amigos.

    Una noticia para los murcianos: Javier Moreno presenta su novela Alma en la Asoc. La Azotea el viernes 13 a las 20.30. Ed Lengua de Trapo. Javier es un murciano grande, puede que de lo mejor que ha parido esta tierra.

    Ya ves thorton, amistad y admiración
    Salud
    Perich

    ResponderEliminar
  17. Querido Manri, hablando de pagar. Seguro que te acuerdas de como cobraba, el primer librero que conocimos, Perico el Estafador, cambiaba “tebeos”, algo mugrientos del uso y a la hora de cobrar te decía: ”Nene SUDA SUDA” con un acento especial. Seguro que para él pagar era un desatre.
    La verdad es que a los largo de los años hemos conocido a muchos personajes “especiales”, el otro día mencionaste a “La Roja”, hace poco saludamos juntos “Al Teta”, hablamos de “El Pares o Nones”, en La Alberca conociamos a “Pepe el Loco” con su moto, a Juan “El Conejo” ......
    Abrazos
    Pepe

    ResponderEliminar
  18. “Mil amigos no sustituyen a mi padre”

    Como se me clava esta frase de Kafka de una de tus entradas, y como se me encoge el estomago pensando en la tacañería de mi tiempo con personas que ya no están con nosotros.
    Lo reconozco, desde que no tengo a mi padre ando (medio) arruinado.

    Manrique, un fuerte abrazo.

    Disfruta de tus nietos, yo lo intento (por lo del tiempo) con mis hijos.

    ResponderEliminar
  19. Para ser sabio hay que saber.
    Y para ser generoso.
    El ahorro es la base de la fortuna. Pero las grandes fortunas no se hacen ahorrando.
    "Lo difícil es amasar una fortuna sin hacer harina a los demás". Manolito. Es decir, Quino.
    La generosidad escasea.
    Triste es pedir, pero más triste es no saber dar.

    Y ya está bien, coño, que no pagas nada.

    ResponderEliminar
  20. Jose, no le des tanto mérito a los catalanes, ya sabes que el Cu es muy dúctil y reduce con facilidad su diámetro.
    Si es que setenta años no son nada, un chaval. Sus óperas verdianas y las italianas de Mozart son una maravilla y el Réquiem de Verdi -la grabación para EMI de 1989 con Pavarotti- espectacular... etc.

    Un abrazo sin ningún tipo de ahorro.

    ResponderEliminar
  21. Perich, tú me descubriste a Javier Moreno hace ya un año. Leí sus relatos de Atractores Extraños y me parecieron magníficos. Gracias por el chivatazo, estaré atento a Alma.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  22. Pepe, qué personaje aquel "Perico el estafaor", le traía un parecido al actor Peter Ustinov.

    El "Pichilate" sigue andando por Murcia, cuando me ve me pide un euro, le doy dos y se ofende.

    Otro grande fue el "Chichones", cómo derribaba los edificios, me río yo de las máquinas.

    Y Tomás el "Caracoles", en La Alberca, siempre mirando el reloj.

    Son personajes -personas, así las hemos tratado siempre- que bien pudieran protagonizar "Freaks".

    Un abrazo, hermano mayor.

    ResponderEliminar
  23. No puedo remediar ser feliz saliendo lesionada...
    Y eso que no tuve tu maestro. Pero mi madre decía "Manos que no dais, qué esperais".
    He acabado sando sin esperar.

    ResponderEliminar
  24. El Club está animado, pero nadie se paga nada,de nada...Sólo el presi dice haber pagado unos cafés
    Yo no sé que me pasa pero casi siempre salgo "lesionada" ja,ja,ja...Hace un ratico, una ronda en el Ipanema,cuando salgo les digo: ilesas,todas ilesas. (Había leido sin comentar) Me han mirado como diciendo ésta se ha vuelto loca...¿De qué habla?
    En fin amigo tu filosofía de vida y la de muchos como tú,es esa que a mi me gusta practicar. Ya sabes, que soy ferviente seguidora y siempre vuelvo... Ah, esos personajes que comenta José Martón y los que tu citas, un día merecerían un espacio en el club.
    Besicos

    Un derrame de BESICOS para todos porque esto no se ahorra, quizás si no se dan te arruinas.

    ResponderEliminar
  25. Jesús, no te quiero ver tristón, no mires por el retrovisor. El hambre de padre hay que saciarla comiendo hijos. De vez en cuando nos muerde la nostalgia y nos deja perjudicados, cuando la veas venir ponte a preparar cerveza.

    Por cierto, eres un maestro cervecero. El otro día me bebí a tercios con mis mujeres una de tus botellas -las catedráticas siguen intrigadas con la forma de cerrar la chapa- y estaba especial. No me quedó claro si tenía que agitarlas o no, ya me dirás.

    En La Alberca tengo tu película "El gato montés", buena excusa para tomarnos una cerveza y charlar un ratico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Lola, Granada está ahí al lado. Cuando quieras te vienes con mi cuadrilla. Te prevengo que son unos gamberros, lo peor de cada casa. Ahora que lo de salir lisiada va a ser dificil.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Te podría decir que eres un pozo de sabiduría.
    Y de humor. Y de ternura.
    Y de savoir fare.
    Y de modestia.
    Y de generosidad (se nota de lejos, fíjate).

    Un abrazo, Profe

    ResponderEliminar
  28. Blanco, te voy a pagar el doble de lo que te pagaba: nada de nada. ¡Salgo ileso!

    Un abrazo.

    P.S. "El dinero solo es dinero cuando se gasta" L. Rosales.

    ResponderEliminar
  29. MªJesús, "Manos que no dais, qué esperáis" es otra de mis machaconas frases. Sé que eres una anfitriona generosa que disfruta agasajando a los amigos. Tú sí que sabes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Cabopá, pagar es un privilegio, ya sabes, paga y pon buena cara.

    Me había hablado Pepe de la Roja, lo había leído en nuestros comentarios. Los hermanos de vez en cuando nos ponemos a charlar de nuestras cosas y salen los recuerdos enganchados unos de otros, como cerezas.

    Mañana estaremos en Belluga, si vas, saldrás ilesa, aunque te pese.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  31. Virgi, de humor sí. Lo demás me viene grande.

    Marcho a tu blog que lo tengo un poco descuidado (y eso que me caes fenomenal).

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Cómo me gustaría salir ilesa de Belluga, pero ya resido por las mañanas en la "fábrica de conservas"...Otra vez será.
    Nos queda Cabo Palos, hablaremos.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  33. Cabopá, otra vez a tu centro de cansancio, qué lata. Ya lo decía Luis Aguilé: Es una lata el trabajar...

    Te echaremos de menos, que lo sepas.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  34. No escatimaré abrazos contigo.
    P.D. Por cierto, lo tuyo de Praga para correrte a gorrazos.

    ResponderEliminar
  35. Carlos, cuando nos las tomemos -aquí o allá- respetarás mi edad y habrás de salir ileso. Prometo poner buena cara.

    Un abrazo.

    P.S. Lo de Praga me pasa porque soy un tarado mental, eso dice Mary Kate.

    ResponderEliminar
  36. En la clase del Rincón, comemos cada dos por tres bizcochos varios, los hacen las madres cuando los niños cumplen años.
    Quedan invitados los niños de cinco años y los que son como niños.
    Esta seño en su ventanica, pondrá el próximo día 13 un pastel pues celebra su santo.
    Está invitado todico el club.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  37. Rosario, allí estaré para cantarte "Feliz, feliz en tu día, amiguita...".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Esta tarde ha temblado la tierra en Murcia. En nuestras casas se han movido los muebles y el susto no nos lo quita nadie.

    Lo peor, como sabéis, ha sido en Lorca. Pobre gente.

    Un abrazo muy fuerte para ellos.

    ResponderEliminar
  39. Acabo de relatar mi susto...Mi solidaridad para todos los lorquinos...
    Ando por aquí, a l ve que oigo la Cadena Ser.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  40. Abrazo grande, Thornton.

    ResponderEliminar
  41. Cabopá, escucho a tu hijo en la SER, desde Lorca, y pienso en ti.

    Besicos

    ResponderEliminar
  42. Gracias Blanco.
    "El suelo estaba vivo", repetimos una y otra vez.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Siempre me pregunté qué sentido tiene ahorrar, si finalmente lo que ha de llegar, llegará a tu pesar. Hay que ser precavidos, sí, pero en su justa medida. Creo que lo sabio está saber en qué gastas.
    Como de costumbre, me voy pensando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Yo con el tiempo he aprendido un poquito a ahorrarme algunas explicaciones, algunas lágrimas y sobre todo tiempo, aunque no siempre. Lo del dinero lo intento y no creas que no me gustaría, pero soy lenta. Cuando pienso en como van a estar las arcas del estado americano cuando yo me retire me da vértigo.
    Por cierto ya me enterado de lo de Lorca. Un abrazo también de mi parte.

    ResponderEliminar
  45. Ms.Frutos, eso de aprender a ahorrarse explicaciones me ha gustado, me lo apunto.

    Lo de Lorca tristísimo, aquí nos asustamos pero poco más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Cabopá, en su día te puse un comentario pero las malditas lo hicieron desaparecer.
    Te decía que escuchaba a tu hijo retransmitiendo desde Lorca por la Cadena SER y me acordaba de ti.

    Besicos

    ResponderEliminar
  47. En estos tiempos que corren si ahorras corres peligro de ser beatificado. Más que una hazaña es un milagro!
    Te dejo con una frase que siempre dice mi madre:
    "El que tiene dinero es porque no se lo gasta"

    Besos.

    ResponderEliminar
  48. ¿Dónde está mi comentario?
    Estos duendes de la red...
    Aprovecho para saludarte y agradecerte las palabras que has dejado en mi casa.
    Si supieras lo que me ha costado averiguar que Manrique eras tú... Thornton, el de toda la vida.

    ResponderEliminar
  49. Mercedes, es que no me manejaba con el cuestionario y creí que me pedía el nombre completo. Soy bastante torpe con estos asuntos. Lo siento.

    Leí tu comentario y te contesté pero coincidió con la avería de Blogger y se borraron.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. OJT, gracias, seas quien seas.

    ResponderEliminar