martes, 5 de abril de 2011

RATICA


Bing Crosby eligió su hierro cinco, se situó frente a su pequeña bola blanca y se despidió de este mundo dando un magnífico golpe en el hoyo 18 del Club de Golf de La Moraleja. Hay que reconocer que no es una mala forma de marcharse con la mayoría.



Lo trasladaron al Hospital de la Cruz Roja de Madrid que vio alterada su rutina con la aparición de cámaras, fotógrafos y periodistas.
Sus abogados americanos se pusieron en contacto con el gerente del hospital para que agilizara los trámites y repatriar el cadáver lo antes posible. Surgió entonces un contratiempo, un pequeño problema: el médico de guardia se negaba a firmar el certificado de defunción. Le hicieron ver que con su actitud retrasaba la recuperación de la tranquilidad del hospital. No hubo manera de convencerle. Le preguntaban el motivo de su negativa y el doctor no soltaba prenda.




Ya en su casa el médico de guardia se sirvió una ginebra y arrellanado en su sillón comenzó a recordar un suceso ocurrido en su infancia.

Su padre era el médico de un próspero pueblo vinícola. Un médico tan respetado por sus vecinos que incluso una céntrica calle del pueblo quedó bautizada con su nombre.
Allí vivía también una familia conocida como "los ratas" que tenían una niña pequeña postrada en cama.  Una vez al mes acudían a la farmacia y retiraban una pócima que preparaba el boticario para aliviar los dolores de la enferma.

Uno de esos días se acercaron a la farmacia y pidieron como siempre "la medicina de la ratica". El boticario estaba ausente en ese momento y le atendió un recién contratado mancebo que al oír lo de la ratica le despachó un raticida.

Al poco tiempo la niña murió. El médico del pueblo presionado por el boticario y por la propia familia de los ratas -a los que la autopsia les parecía una profanación-, firmó el certificado de defunción explicando aquella muerte como una consecuencia lógica de la enfermedad que padecía y silenciando el asunto del raticida.

Un prestigioso abogado presionó a los padres para que denunciaran los hechos y obtener así una cuantiosa indemnización. Ya sabemos que el dinero es muy amable y los ratas sucumbieron a su encanto. Se desenterró a la niña, se le practicó la autopsia y se supo la verdad. Las consecuencias para el médico del pueblo son fáciles de imaginar.

El médico de guardia del Hospital de la Cruz Roja de Madrid entre trago y trago de Martin Miller's  pensaba en su padre, en la ratica, en Bing Crosby... y en sus abogados americanos.










30 comentarios:

  1. ¡Bue-ní-si-mo, Thornton! No sobra nada. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo relato. Y humano, muy humano. De esos que la sonrisa se congela en cuanto asoma. Y también de los que demuestran que cada vida tiene su novela si se sabe contar.
    Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. En mi humilde opinión, perfecto

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno. Como gran ignorante en este tipo de música (entre muchas otras cosas) desconocía que B.C. había muerto en la Moraleja por saltarse la recomendación de su médico de no jugar más de 9 hoyos... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es buenísimo Thorton y muy ilustrativo.

    ResponderEliminar
  6. En serio, delicioso: el frescor del olor a hierba recién segada, la calidez de la madera, el amargor de las medicinas, y el sabor desinfectante, limpiante del Whiskey…

    Ah! y la contundencia del palo, del acero.

    Thornton, maestro, un abrazo.

    ¿Por donde paras? ¿En la Alberca? ¿En Murcia?

    ResponderEliminar
  7. Te has salido, Presi.
    Me gusta de principio a fin. Bien contado, bien tejido, bien resuelto.
    El final es estupendo, como ese principio que entronca con una anécdota que no conocía (la de la muerte de Bing Crosby), pega un salto mortal felizmente ejecutado en el recuerdo de los motivos del médico del hospital de la Cruz Roja, y aterrizamos en la historia de "los Ratas", casi un cuento de terror.
    Me quito el sombrero, amigo.
    Besos a troche y moche.

    ResponderEliminar
  8. Bueno,bueno...Escritor, estás hecho un escritor.

    Las sucias ratas no solamente están en las cloacas...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Es delicioso :) Vine esta mañana y ahora volví, seguro que vuelvo...

    Un besico, maestro

    ResponderEliminar
  10. muy bueno, maestro.
    abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  11. Me lo llevo pá mi casa, con permiso de usté
    más abrazos

    ResponderEliminar
  12. Redondo. A pesar de la tristeza.
    Eres un hacha.
    Y un lujazo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Thornton, es el mejor artículo que he leído últimamente.

    Estás hecho un campeón de las palabras, el contenido y la redacción.

    Además de esto, posee la fuerza de la verdad que infunde en los relatos el halo de la perfección.

    Te gradezco, amigo Thornton, lo que me has hecho aprender con tus palabras.

    Un abrazo chillao.

    ResponderEliminar
  14. Mi padre murió en un accidente siendo yo niño; por supuesto le hicieron la autopsia y me costó mucho tiempo asimilarlo, pues por encima de imperativos legales es un hecho que "añade" mas tristeza al drama que supone la muerte. De mayor lo racionalizas y pasa a no importar. A finales de los 70 o principio de los ochenta ví una película de nombre AUTOPSIA cuyo argumento era una crónica periodística sobre el tema y que muestra una de principio a fín, hecha a un futbolista del Sevilla. Sale uno con una idea "exacta" del hecho y las connotaciones médicas, jurídicas etc. Absteneos los impresionables. Bien relatado Thornton; acabarás siendo un escritor de éxito y despertarás las correspondientes envidias, así que tú veras...,Por cierto ¿Qué handicap tendría Bing Crosby?

    ResponderEliminar
  15. Me gusta asomarme,siempre aprendo algo y en este caso no sólo he aprendido el contenido sino que ha sido muy agradable tu estupenda y serena redacción.
    Olía la hierba y me has hecho recordar a algunos amig@s.
    Bona nit amic

    ResponderEliminar
  16. Anónimo5/4/11 22:48

    Qué bien escrito está, mantiene el ritmo desde el principio hasta el final sin decaer un momento. Thornton eres de lo mejor que se puede uno encontrar en la red.

    Salu2

    ResponderEliminar
  17. Buen relato.
    Nos leemos a raticos.

    ResponderEliminar
  18. Que jodio! Y querias que lo escribiera yo! Si me pongo, hago el ridiculo! Le echaremos el alboroque de hoy en ocho dias, In Challah!

    ResponderEliminar
  19. Eres grande Thornton, muy grande.
    ¿Sabes por qué sigo este blog? Porque rezuma buen gusto y talento.
    Aún no me has visitado, ¿a qué esperas?

    Besos y más besos.

    ResponderEliminar
  20. Lo único malo es como te vas a superar.
    Por cierto, sabias que Dean Martin estuvo en Barcelona?
    Un abrazo para todos.
    Miguel

    ResponderEliminar
  21. Los actos de unos marcan las vidas de otros. En esta continua relación de hechos nos toca hacer frente a lo que suceda, intentando, sería lo ideal, vivir y dejar vivir.
    Una narración precisa y contundente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Maestro, eres un crack contando historias y como lo sabes, la sueltas y te vas a observar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Me sumo a los elogios al relato, como tal, pero no puedo evitar pensar que la que realmente salió perdiendo fue la ratica, mucho más que el médico (que, por cierto, ¿cómo se pudo fiar de unos prójimos apodados los ratas?)

    Salud!

    ResponderEliminar
  24. Permitidme fabular sobre los miedos de ese médico:

    1) El tipo de fertilizante utilizado para el césped del club de golf no había pasado los controles requeridos por las autoridades de la Comunidad Europea.
    2) El seto perimetral había sido podado en exceso dejando a la vista un panel publicitario de Coca-cola con una despampanante pinup girl ligerita de ropa.
    3) En el momento del golpe recordó haberse dejado la cartera en la mesilla de noche de uno de los puticlubs de la zona.
    4) Inoportunamente sonó por megafonía la melodía de "La chica Ye-Ye".
    5) Maliciosamente su contrincante acababa de recordarle que pronto salía a la venta el "Never Mind The Bollocks" de los Sex Pistols.

    ¡Cualquiera firma! Aunque bien mirado, cualquier excusa es buena para pimplarse una ginebrita.
    Bien escrito presi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. ¡Cómo he disfrutado, maestro...! Bueno, veo que como todos los demás. Con el excelente relato, muchísimo, por lo que explicas y cómo lo explicas, pero también por lo que regalas a la imaginación. Y después algunos comentarios que son verdaderas piedras preciosas engarzadas.

    Besicos primaverales.

    ResponderEliminar
  26. Bonito relato, Thornton, la mesura escribiendo es muy de agradecer y escasea.Por cierto, ¿dónde andas?

    ResponderEliminar
  27. Gracias a todos por ser tan cariñosos conmigo. Así me tomo vuestras palabras, como una muestra de vuestro afecto. Ya sabéis, "A las palabras de amor les sienta bien su poquito de exageración".

    Espero que este éxito de crítica no se me suba a la cabeza y me haga creer que soy realmente un escritor de éxito. Pero si esto ocurriera, no tengáis prisa en hacedme aterrizar. Me dejáis con mi tontería una temporadita y luego me despertáis.

    Gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  28. ¿Para qué quieres ser un autor de éxito? Ruiz Zafón es un autor de éxito.

    ResponderEliminar
  29. Javi, tienes razón, mejor seguir siendo "El licenciado Libruno, que escribió un libro para todos y no lo leyó ninguno".

    Un abrazo.

    P.S. Te leo siempre y con Mariano, el de aquí, eres un permanente tema de conversación.

    ResponderEliminar