jueves, 10 de junio de 2010

CONTADURÍA

Alberto y Alicia dejaron a sus dos niños al cuidado de una joven canguro y marcharon al cine. “Asesinato en el Orient Express”. A mitad de la película se interrumpió la proyección y apareció en la pantalla un cartelito: “Alberto Medina pase por contaduría”.

Superado el impacto inicial, lo primero que pensó Alberto es qué sería aquello de la contaduría, dónde estaría la contaduría de los cines. Alicia sólo pensaba en los niños.

- ¿Eres Alberto Medina? Vete a tu casa, ha ocurrido una desgracia.

En ese momento Alberto y Alicia ya pensaban en lo mismo, en los niños y la joven canguro. Preguntaban atropelladamente, pero no obtenían respuestas claras. Sólo atinaban a decirles que se trataba de un trágico accidente, pero nada más.

Inconscientemente empezaron a pensar en sus padres y en sus hermanos. En su angustia, deseaban oír cuanto antes el nombre del desdichado, de modo que sus hijos quedaran a salvo en el drama que se había producido. Fuese quien fuese, tenían que descartar la tragedia suprema de perder un hijo.

Alberto, era delegado de una importante empresa de construcción. Uno de sus obreros había muerto esa tarde en un accidente laboral. Su secretaria pensó que diciéndole al gerente del cine que se trataba de un hermano de Alberto interrumpirían la película. Como así fue.

Era un muchacho joven, demasiado joven. Junto a su cadáver, una pobre madre no tenía consuelo.

En otro lugar, a poca distancia, Alberto y Alicia besaban a sus hijos.

100 comentarios:

  1. Hay sentimientos y miedos que no podemos controlar, un hijo es un hijo. Así de sencillo.Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Otra vez "touché". Nuestros pálpitos no paran.Qué cierto es que para que unos nos encontremos bien, a veces otros ,están padeciendo.
    Esta mañana estando en mi casa playera me llama un amigo y pregunta:
    -¿Qué haces?
    -Viendo el mar , relajadita
    Al rato después de acabar la conversación, paso a visitar a una persona convaleciente que a la vez me cuenta otra desgracia.
    Sólo me cabe reflexionar y pensar que no debo desperdiciar ni un momento de todo lo bueno que la vida me ofrezca y compartirlo con las personas que "estime"
    Beso, profe

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho estremecer, y pensar. Qué fácil es asumir las tragedias de otros, que al fin y al cabo son tan dolorosas como si hubiesen sido nuestras. No podremos decir que realmente amamos al prójimo hasta que no sintamos nuestro su dolor. Alberto y Alicia estaban contentos de tener sanos a sus hijos, mientras otra madre lloraba su dolor. Es para pensar....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mi querido profesor jubilado, tienes la gran habilidad de contar y narrar hechos con tanta sencillez y ternura que nos emocionas.
    Fíate que cuando he leído "contaduría", he pensado, vaya esto va de administración, de debes y haberes,pero no, al ver esas foticos al margen -por cierto de dónde las sacas- rápidamente he pensado: no tiene nada que ver.
    La historia es escalofriante, a veces sentimientos y temores se unen en el tiempo y el espacio, para luego quedar sólo en eso en temores,que padres y madres sabemos muy bien identificar. Es verdad que mientras somos hijos no lo tenemos, somos o son más incoscientes..
    Sí muchos supieramos de los sufrimientos,dolores y otras malantías no nos mirariámos tanto el.........
    Hay que mirar todos los días por la ventana y mirar el sol que siempre sale distinto...
    Me ha encantado amigo
    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. Recuerdos, efectivamente hay categorias en la tragedia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Eres la hostia.
    abrazo y admiración

    ResponderEliminar
  7. Martica, qué razón tienes. "Mientras hablamos, huye el envidioso tiempo. Agarra el día de hoy; no seas demasiado crédula en el día de mañana".
    Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Mercedes, Alberto y Alicia besan a sus hijos y una pobre madre vela el cadáver de su hijo. Para pensar.Además de escribir muy bien, también eres una experta lectora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cabopá, creo que cuando tienes hijos conoces realmente lo que es el miedo. No estamos preparados para ver sufrir a un hijo y menos para perderlo.
    En cuanto a los que se miran mucho el... ¿ombligo?, creo que su problema es que se toman a sí mismos muy en serio. No conocen el placer de reírse de uno mismo y, por supuesto, "mirar todos los días por la ventana".
    Besicos.

    ResponderEliminar
  10. Pepe, tienes fuerza hasta para ser amable.
    Un abrazo virtual, ¿para cuándo uno real?

    ResponderEliminar
  11. Siempre que tras una tragedia como un accidente de tren, avión, derrumbe etc. veo imágenes de familiares esperando noticias o leyendo listas de fallecidos, siento la zozobra e incertidumbre momentáneas, hasta que casi siempre acaba en llanto desgarrado, y pocas en suspiros de alivio.
    Una amiga mía, enfermera, tuvo un hijo que nació con una cardiopatia y sus compañeros médicos le dijeron que le operarían cuando fuera mayorcito. El niño durante cinco años no tuvo problemas importantes y un día le dijeron que cuando quisieran lo podían operar. Me describió la tranquilidad con la que llevo a su hijo al hospital y la última sonrisa que le dedicó en la camilla mientras se dormía. Tras la operación, no consiguieron reanimarlo y murió en el quirófano. Durante mucho tiempo no podía ver a traves de la ventana a otros niños que jugaban con el suyo. Dice que legó a odiarlos, pensando que, por qué? ellos estaban alli y el suyo no. Posteriormente tuvo una hija que hoy tiene veintitantos años. Creo que si no hubiera tenido la niña me habría vuelto loca, me dijo.
    No tengo hijos pero cro firmemente que no hay dolor mayor que la pérdida de alguno, por lo que son comprensibles loa sentimientos de Alberto. Muy buena reflexión Thornton. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. !Cuántas cosas ocurridas a lo largo de la vida!

    ResponderEliminar
  13. Real como la vida. En esos momentos podemos ser los seres más egoístas del mundo...¡pero qué nos importa!
    Un abrazo, profe.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo11/6/10 7:24

    Siempre nos haces pensar con tus textos, ensayos o relatos, no das puntada sin hilo.
    En esa situación todos seríamos Alberto y Alicia. Formidable relato.
    salu2

    ResponderEliminar
  15. Buen relato amigo Thornton, tanto que parece real.La angustia de la duda es tremenda.
    Como dice un amigo "al personal infantil que no me lo toquen".

    Abrazos
    Pepe

    P.D. Mercedes y Tordon ¿cómo llevais el agua estos días?. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Mariano, qué triste lo de tu amiga. Siempre se me han saltado las lágrimas cuando he despedido a un ser querido transportado en una camilla camino del quirófano. No puedo evitar esa sensación de despedida definitiva.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Virgi, seguro que Alberto comprendió mejor que nadie a esa madre. Por unas horas se había asomado al infierno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Parker, gracias por tu comentario. Me alegra saber que mis textos os hacen pensar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Pepe, ¿no te parece que lo hablado sobre los hijos podemos aplicarlo también a los nietos?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Alivio de unos, llanto de otros.

    Buen ejemplo de cómo en lo relacionado con los hijos propios nos saltamos sin pudor el imperativo categórico, y no me refiero a desear el mal ajeno, sino que las lágrimas no sean las nuestras.

    Qué enorme habilidad la tuya (y talento también, por supuesto) para condensar en texto tan breve sentimientos tan intensos.

    ¡Bravo!

    Pero, la próxima vez, avísame y reservo la lectura para la noche, que ahora me voy a pasar el día con el corazón en un puño.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  21. ¿Cómo estamos, eh? Trágicos. Pero con mucho nivel. Muy bueno, Thornton. Me gustan tus relatos. No quiere decir que no me gusten tus ensayos. Pero me gustan tus relatos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Si sobrevives a un hijo, seguirás viviendo, si, pero siendo otro. Algo así decía Blanco en "Asoma Tu adiós". Cuando pienso en esa posibilidad, casi preferiría no haber nacido.
    Tú y Blanco os habéis puesto de acuerdo en hacer frente común. Bueno... Me alegro de haberos conocido a los dos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Thornton , queridísimo Thornton ¿podrás perdornarme esta “desviación” que voy a realizar, o me expulsaras definitivamente del Club?.... espero seas benevolente. He leído tu entrada, y tu sabes ya que a mi el dolor me vuelve afásico.

    !! Pero es que va siendo hora ¿no? !! … Me temo Sr. Presidente que no llega. Mucho chistecitos en la huestes del Club, eso esta bien, mejor todavía; luego que si la lantana, o que si las arrugas, hoy ¿ qué decir del dolor, del pasmo que nos ahoga ?.. …..Todos, todos temas importantes y atractivos, sugerentes, emotivos, pero estará conmigo que son de los que “no pasan” y pueden ser en cualquier momento por Vd. presentados, desarrollados y glosados con su habitual destreza narrativa, intelectual y sensitiva, esa que nos hace adictos de su Club … . pero ¿ y mientras tanto qué ?; claro Presi, entiéndalo, “ la actualidad”, esa si es efímera; y La Roja jugando y jugando , y además, con superioridad de jugadores de “ese” equipo que Vd. bien sabe, conoce y aplaude.

    Pienso yo ¿estará distraído Thornton? o se ha ido a tomar quintos con jamón a la hermosa ventana del Serrano y se ha pimplado media docena quedándose ensimismado en la contemplación del silencio cósmico…. ¿ y a esos pobrecitos millonarios mientras tanto quien los va a mirar, quien los va a aplaudir y mimar?... ¡ mira que si se deprimen y recogiendo su “pastuqui” de uno de los paraísos fiscales donde la tienen, se largan a pasarlo fatal a la Costa Azul con sus férraris y demás !.... ¡pobretes!..

    Ya digo. Estoy preocupado. Le recuerdo Sr. Presidente con todo el respeto que le es debido , aquello que nuestro Albert Camus en un libro que leí en mi confusa juventud junto a un amigo de los de entonces, decía en relación con Balzac (Honoré). Un día, cuenta Camus es esas páginas, al finalizar una larga y sesuda conversación sobre política y otras suertes y avatares del Mundo mundial de aquel entonces, Balzac dijo “Y ahora volvamos a las cosas serias”…!eso digo yo Presidente !...Con permiso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. No sé cómo lo has hecho pero me he vuelto Thorntonadicta.
    Besos, besos y más besos.

    ResponderEliminar
  25. Queda meridianamente claro en su parábola, estimado Zorton, que nuestras más íntimas pulsiones no se rigen por el cerebro consciente, sino por el reptiliano.
    Y que el instinto de protección de la especie y de la camada constituye una gran servidumbre en aras de la inmortalidad (genética).

    La experiencia nos demuestra que nunca se detiene la película, incluso cuando para nosotros, -por desgracia-, se haya terminado la función.

    Salu2

    ResponderEliminar
  26. Jose, voy a comenzar mi temporada playera, esperemos que el mar y la brisa me hagan escribir sobre temas más alegres.
    Ya me pide el cuerpo escribir sobre mis músicos y mis músicas. Veremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Blanco, en una entrevista en El País, ante los halagos de la periodista, Carlos Fuentes le dijo: “Está usted agrediendo mi modestia, mi reconocida humildad”. Eso digo yo.
    ¿Sabes? me alegra que hayamos coincidido un poco en el aire de nuestros relatos, sólo en el aire, así me asocian contigo.
    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
  28. Jesús, Paul Newman decía en "Camino a la Perdición" que los hijos vienen al mundo a preocupar a sus padres. Un sabio el amigo Paul.
    Yo también me alegro de conocerte y te recuerdo que tenemos pendientes unos pastelitos de Barba.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Nicolás, sé de buena tinta que Carrefour te regala el televisor que has comprado en junio, si España es campeona del mundo. Pues bien, yo, Thornton, si la roja se proclama vencedora, le escribiré una espléndida entrada. No podemos ser menos que Carrefour, pero tampoco más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Lola, ¿Thorntonadicta?, tienes que desintoxicarte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Tordon, ha hablado el médico, y muy acertadamente, como casi siempre.
    No nos metamos en asuntos metafísicos, ya sabes que en mi calidad de psicólogo te lo tengo prohibido.
    Estos días de lluvias torrenciales pienso en vosotros, no os preocupéis, ya escampará.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. No sabes, amigo Thornton, hasta qué punto me identifico con tu relato. Como si lo hubiera vivido realmente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Vida/muerte,amor/dolor y al revés.
    Imposible separar.
    Nos queda disfrutar de los que tenemos cerca y dejar que nos quieran.

    ResponderEliminar
  34. Pues siento parecer frívolo, pero a la secretaria le faltaba una garcillada, como dicen en mi pueblo. O un verano. O un hervor.
    Esa historia de desgracias cruzadas me recuerda en algunos guiones de cine que nos han sorprendido últimamente, como CRash, o 21 gramos. Me imagino una larga historia en la que se relatan las historias separadas de los afectados, que finalmente convergen en el momento trágico. Solo un cinéfilo y lector convulsivo pudo componer en tan pocas palabras una historia con tanto contenido.

    ResponderEliminar
  35. Un saludo a todos, que siempre se me olvida.

    ResponderEliminar
  36. Querido presidente, aprovecha la ocasión y expulsa a Nicolás. No por lo que dice sino por la extensión de sus entradas. O mejor, castígalo a que escriba cien veces: Mis comentarios nunca serán más largos que las entradas del presidente fundador.

    Sr. Presidente, yo, cuando me necesites, que Dios quiera sea dentro de muchos años, quiero ser tu "ecuatoriano" y así pasearte por el Malecón en tu sillita de ruedas contádonos nuestras historias secretas.

    ResponderEliminar
  37. Pilar, has creído ser la mismísima Alicia del relato, eso es la lectura, vivir otras vidas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Mamen, después de después, sólo quiero que me mimen y, si es posible, que me den la razón siempre, como a los locos.
    Me esfuerzo por la felicidad de los que me rodean y me gusta que me digan que me quieren, no sólo que me quieran, que me lo digan y cuantas más veces, mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Javi, tú nunca puedes parecer un frívolo, no lo eres.
    Creí que a la secretaria le ibas a dedicar alguna que otra lindeza, te has contenido. En tus sapos cegarrutos la hubieras apañado.
    Un abrazo, genio.

    ResponderEliminar
  40. Serrano, deja a Nicolás en paz y no seas acusica. Y todo por que te ha escrito en un idioma que desconoces, ya te dije que estudiaras latín pero no me hiciste caso.
    Te agradezco el ofrecimiento pero llegado el momento mi deseo es que me acompañe una chiquita de Ricote, cariñosa y muy sana como todas las de ese valle.

    ResponderEliminar
  41. Estamos en un mundo de categorias, dentro de la familia y en todo el entorno. Tal vez por eso no nos importe tanto la muerte en lugares lejanos y de desconocidos sin vinculación afectiva...
    Yo le decía a mis alumnos que toda enfermera debería tener en su curriculum formativo una serie de días ingresada como enferma en un hospital...
    Si es que la empatía tiene su límite, la desgracia en la casa ajena es menos desgracia...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  42. Antonio, qué razón tienes, las desgracias cuanto más lejanas, menos nos alcanzan.
    Lo de las enfermeras "enfermas" me parece una gran idea. Hace tiempo vi una película, "El doctor", William Hurt es un médico un tanto prepotente con el enfermo, hasta que le diagnostican a él un cáncer y pasa a ver los hospitales desde el otro punto de vista, el del paciente. Su manera de pensar cambia radicalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Es de esos textos que te dejan un rato con cara de embobado. De esos textos que te plantean una pregunta, o una categoría. Lo de las categorías del dolor, lo de la mentira para movilizar...

    ResponderEliminar
  44. Como le decías a Lola que se desintoxitara del blog, yo me tomo unos diitas y me voy ( con alumn@s) a Málaga espero que a la vuelta le hayáis dado un repaso al mundo, porque con las velocidades que lleváis siempre por aquí...
    Haz una buena entrada, como todas las que haces, para que me enganche enseguida.
    Besos para tod@s

    ResponderEliminar
  45. Perdonad la palabreja que me ha salido sin desintoxicarle a nadie

    ResponderEliminar
  46. Ramon, cómo valoro a aquellos que son capaces de sufrir por el prójimo tanto como por el próximo. Esas personas capaces de movilizarse ante situaciones injustas, aunque a ellos y a los suyos no les ataña directamente. Ya sabes que te considero miembro de ese pelotón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Martica, yo soy el adicto a tus comentarios y no tengo ningún deseo de desintoxicarme, así que llévate tu ordenador a Málaga y entre juerga y juerga nos visitas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  48. Hace unos meses el hijo de un amigo tuvo un percance durante una comida en el campo, ahi puede comprobar que los padres de los demas niños experimentaban una especie de felicidad(si le se puede llamar asi) de que no fuesen sus retoños los que se llevaba la ambulancia. Hay sentimientos imparables

    ResponderEliminar
  49. Mujer y de Ricote. !Dios mio!

    ResponderEliminar
  50. Pero, qué está pasando...? Es una metamorfosis...
    Tienes un emilio...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  51. ¡¡¡SOCORRO!!!

    Este engendro se ha vuelto loco. Ha cambiado su aspecto él solo. Quien pueda ayudarme a recuperar el diseño anterior que me eche un cable. Por favor.

    ResponderEliminar
  52. ja,ja, No tengo ni idea pero tiene que ver seguro con la plantilla del sr.Bloguer...Mira en "configuración" y sí no da resultado en "diseño" ahí estan los famosos gaches donde cambiar o incluir nueva plantilla...Me temo que el teclado ha recibido ordenes nada más que tuyas...creo que la has c.....o...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  53. Yo no he tocado nada. Ha ocurrido sin intervenir yo.
    ESTA PLANTILLA NO ME GUSTA. QUIERO LA MÍA. AYÚDENME POR FAVOR.

    ResponderEliminar
  54. ¿Qué esta pasando Thornton?... El Serrano nos está
    boicoteando...!no te digo!...

    ResponderEliminar
  55. !Perfecto!... has conseguido !como no! reestablecer el "status quo"...Felicidades.
    Un abrazo "carissimo Maestro"

    ResponderEliminar
  56. TODO ARREGLADO
    Hasta ahora este club contaba con Sumiller, con Hada Buena,con Director de la Filmoteca y con un dipsómano Cantinero.
    Pues bien, a partir de hoy el Thornton Club tiene un Ángel de la Guarda.
    Este no es otro que Isabel, nuestra Is@Hz. Ella solica y desde larga distancia ha manejado las ondas Hertzianas y me ha devuelto la tranquilidad.
    Aparte de lo interesado del nombramiento, he de decir que he quedado prendado con nuestro Ángel. Qué suerte tienen algunos.

    Un beso, Isabel.

    ResponderEliminar
  57. Cúanto me alegro que hayas recuperado tu plantilla. A todos nos gusta más....
    A veces los dedicos le dan a la tecla no apropiada, lo bueno es que al no guardar el cambio, no pasa nada...
    Siento mucho no haber podido ayudarte. Ahora que vuelvo de hacer unos recados,miro y me alegro de que hayas encontrado a un Ángel de la Guarda.
    Visitaré a Is@Hz y le daré yo tambien las gracias...
    BESICOS

    ResponderEliminar
  58. Un placer amigo Thornton y una alegría haberte podido ayudar.
    La verdad es que ya me sentía parte de este maravilloso club, pero ahora que tengo asignada una función, mucho más.
    Ya me gustaría poder ejercer plenamente el cargo e ir arreglando entuertos dentro y fuera de la red; se hará lo que se pueda y espero no decepcionaros. Besicos también.

    ResponderEliminar
  59. Esgarracolchas, es un ejemplo que ilustra mi entrada mejor que ninguna explicación que yo pudiera dar. Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  60. Nicolás, ya has leído que no es cosa mía. Bien sabes que soy medio analfabeto en esto de las ondas hertzianas. Nada como tener un ángel cerca.
    Un abrazo.
    P.D. Ya te echo de menos.

    ResponderEliminar
  61. Cabopá, me he cogido un disgusto de campeonato. Mariano y yo mirando el ordenador y el ordenador mirándonos a nosotros. Desesperado y maldiciendo la tecnología punta, suena el teléfono y en unos instantes todo resuelto. Un milagro.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  62. Is@Hz, tengo que corresponder de alguna manera. Tienes reservada la mejor mesa del club y daré instrucciones a la Sumiller y al dipsómano Cantinero para que bebas jugo de mirra.
    En serio Isabel, te debo una. No, te debo dos.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  63. Is@Hz, no tengo jugo de mirra, pues lo tengo por gomoso y repugnante. Si a tí te gusta inmediatamente lo solicitaré a los servicios correspondientes que no funcionan.
    Te ofrezco vino de la tierras de España y quintos de estrella y comenzaremos la paletilla del desembojo acompañada con ensalada de pepino con tomate y orégano. El jamón ibérico ha fallecido ya.

    ResponderEliminar
  64. Dipsómano cantinero. Me han llamado muchas cosas, beodo, borracho, ebrio....pero dipsómano nunca. De tí me agradan, digamos, los piropos. Y lo de cantinero, no me agrada, me entusiasma.
    Mon Dieu!, dipsómano cantinero.

    ResponderEliminar
  65. Nicolás, dime, qué ha pasado con todo eso que habláis de boicoteo. No me atrevería.
    En cuanto aquello de darle la vuelta a nuestro queridíssssssssssssssimo presidente, que tu dices carísimo, nada de nada. Mi fidelidad, aunque me llame cantinero, está a prueba de bomba. Jamás me haré de Falete.

    ResponderEliminar
  66. Serrano y Thornton, lástima que la distancia física sea diferente a la internáutica...
    Ya me estoy imaginando compartiendo con vosotros esos manjares de la huerta y empiezo a cambiar de color al igual que la pantalla de nuestro presidente.
    Espero que la ocasión sea amable conmigo y no dilate la espera más de lo debido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  67. El dolor de la pérdida de un hijo no tiene comparación con ningún otro. Es cierto lo de las categorías de la desgracia, pero más cierto es la sensación de alivio tras un momento de incógnita como ése, y te lo digo con conocimiento de causa afortunadamente. Biquiños, maestro.

    ResponderEliminar
  68. Serrano, habrías de saber que el mismísimo Petronio, aquel árbitro de la elegancia, tenía en alta estima el jugo de mirra. Sólo trataba de comportarme con Is@Hz como los clásicos.
    Ya sabía yo que lo de dipsómano cantinero te iba a gustar. Ya he recordado en alguna otra ocasión el consejo del gran Dante: "En la iglesia con santos y en la taberna con borrachos".

    ResponderEliminar
  69. Is@Hz, ya me gustaría hacer de Cicerone contigo. Nada de museos, nada de iglesias, la Catedral tampoco. Solamente plazas y bares, si acaso alguna que otra librería.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  70. PMM, veo que sabes de lo que hablas. No hay nada como experimentar en tu propia carne para tener claras las ideas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  71. Uf, cuánto ha pasado en esta ausencia, que estos mundos cibernéticos no están hechos para los reposados ni para los viajeros.

    Por partes:

    1.- El relato, estremecedor y veraz. La mayor tragedia que puede ocurrirle a una persona es la pérdida de un hijo y no es que sea alegría el que otro lo pierda; sólo que se suspira agradecido de que no sea el propio. Pura naturaleza humana. Lo mismo que en la carretera: vemos un accidente y nos conmovemos profundamente, pero respiramos por no ser nosotros los accidentados (como si la vida no nos accidentara de una u otra forma).

    2.- Nuevos miembros en el club... ¡Bien por los paisanos y la nadadora!

    3.- Nuevo ángel en el club, un ángel bueno y querido que suele velar por todos nosotros en silencio. Me alegra este cargo especialmente, que es mucho el afecto que le profeso a Is@Hz. ¡Cómo me agrada, querida Is@Hz! Cuando nos portemos mal, pon un castigo (a mí, me ordenas coser o cualquier trabajo manual y ya sudo la gota gorda). Bueno, bueno, no te daré ideas, por si...

    4.- Hasta ha habido un motín infórmático, qué calamidad. Pero para eso tenemos Ángel de la Guarda, porque el Hada está de resacas diversas y no sé si lleva muy bien con Mr. Blogger, ese tipo que se empeña en que cambiemos de plantilla porque ha sacado una nueva colección de primavera-verano. Menos mal que el Ángel tiene conexión directa con las líneas celestiales de Mr. Blogger. (Ángel de la Guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. Si me desamparas, mi página estará perdida).
    Os imagino a ti y a Mariano mirando al trasto con cara de desolación y cómo os comprendo.

    5.- No me gusta lo de Dipsómano para nuestro ínclito Serrano. Creo que merece que le hagamos la pelota, que el calor entrará por las bravas y entonces: ¿qué? Él tiene la llave del reino, la puerta del cielo, el arcón de la cerveza. ¡Bendito seas, Serrano!

    6.- Aquí estoy de nuevo y ya se me ha ido el hilo... Será el vino... Será el viaje...

    Para cerrar el círculo, vuelvo al relato. Ideas al respecto: con éste, "Amarillo", "Chocolate", "Hambre" y los que vengan en esta línea: recopilación y a la conquista editorial, que te veo de verás como un escritor de éxito.

    Besos a todos y para ti triplicados, Presi, que te requiero mucho, muchísimo, y te lo digo cuanto quieras (anda y anda, sólo deseas mimicos).

    ResponderEliminar
  72. Estimadísssssssima Isabel, !qué agrado que me tildes de ínclito! No te faltarán quinticos de estrella helados.
    Is@Hz, yo soy el de la mesa de la ventana. Cuando tengas previsto venir, me lo dices con cierta anticipación. En tu honor haré michirones de haba tierna con pimentón picante y patatas nuevas con piel al horno.

    ResponderEliminar
  73. Si Petronio lo ofrecía no dudo de su exquisitez. Perdona, estimado Thorton, mi torpeza en el trato.
    Insisto, quiero ser tu "ecuatoriano". Así, puedes traer dos mujeres de Ricote.

    ResponderEliminar
  74. Is@Hz, soy testigo de la desolación y el pavor de Thornton a perder el diseño de su blog. El THORNTON CLUB te debe su continuidad y todos sus miembros el poder disfrutar del mismo y las estupendas relaciones que en él se generan. Te aseguro que la decisión estaba tomada: "Si no consigo mi diseño cierro el blog". Yo pensé decirle, si no era posible recuperarlo, que elimara ese y creara otro con el mismo nombre y II, como las películas del Padrino. En esas estaba cuando tu genial intervención obró el milagro. GRACIAS. Aunque Serrano diga que el jamón ibérico ha fenecido ya me ocuparé yo de que tenga uno en condiciones y lo acompañaremos con un Valbuena 5 año por lo menos.

    ResponderEliminar
  75. Is@Hz,pensando en el vino he olvidado despedirme. Muchas gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  76. Cuanto me alegra ver esa cara guapa por tu margen Thornton y leer todos esos piropos que le lanzais por haber obrado tamaño milagro. Me uno a ellos y los redoblo y como leal escudero me acerco a ver si de tanta vianda y caldos prometidos, algo comparte mi fiel señora.
    En otro orden de cosas, creo que con tu texto nos has traido en palabras lo que muchos sentimos y no nos atravemos a decir para que no nos tachen de egoistas. Es esa naturaleza humana, como era la del escorpión.

    ResponderEliminar
  77. Bueno, bueno, como decías en anterior comentario, también mi modestia está siendo agredida.
    Enlazando con el interesante tema de tu entrada, en el fondo no fue más que un pequeño ataque de empatía, pues como te comentaba, amigo Thornton, supe como te sentías porque hace unos meses me desaparecieron todos los comentarios de mi blog, que aunque escasos ya que seguramente me faltaron los vinicos a la hora de fundar un club como Dios manda, para mí son valiosísimos. Y las circunstancias se pusieron de mi parte, pudiendo ejercer mi nuevo cargo con la caprichosa fortuna en el mismo equipo. Ya ves...
    De todas maneras, te dejo que te lo pienses, pero quedas convocado para un seminario sobre Posibles actualizaciones de plantillas de bloguer sin que tiremos la toalla a la primera de cambio, que la vida da muchas vueltas y esto es lo menos que nos puede pasar.
    Un besico a todos, en especial a Mariano y Serrano, por sus agradables invitaciones, con el permiso del presi.

    ResponderEliminar
  78. Isabel, déjate de tanto viaje y a tu puesto. De golpe desaparecéis el Hada y la Sumiller y esto es un desastre. Seguro que has soltado alguna lágrima que otra a la hora de despedirte de MªJesús. Ahora le toca a ella aterrizar por aquí, no dejes de avisarme.

    Estoy de acuerdo con los piropos que le mandas a Is@Hz, son todos merecidos. Por cierto, desconocía que era la esposa de mi profe Carlos -lo digo ahora que él lo ha manifestado-lo que les faltaba para caerme fenomenal. Is@Hz y Carlos, Tristán e Isolda.
    En cuanto a lo de convertirme en escritor de éxito, recuerdo aquel escritor del que nos hablaba Quevedo: "El licenciado Libruno, escribió un libro para todos y no lo leyó ninguno".
    Te agradezco los mimos, nunca están de más.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  79. Serrano, esos michirones que prometes no te habrá enseñado a prepararlos Federico Trillo en Cabo de Palos. Dicen que entre él y su criada los cocinaban riquísimos.

    ResponderEliminar
  80. Mariano, cómo mirábamos la pantalla y movíamos la cabeza. Era como el ataque del mercado a las democracias. Alguien nos atacaba y no sabíamos defendernos. Qué mal lo pasé y tú de rebote.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  81. Carlos, a tu Isabel la conocí ayer pero a Is@Hz la conozco más tiempo. Valoro mucho su trabajo y soy un fiel visitante de su blog. Siempre me ha parecido una fuera de serie. Qué sorpresa.
    Cambiando el tercio, la experiencia del relato no se la deseo a ningún amigo. De golpe se envejecen diez años.
    Un abrazo, profe.
    P.D. No dejo de alegrarme de que la historia de Is@Hz y el Buscador de Tusitalas acabara en boda.

    ResponderEliminar
  82. Is@Hz, me apunto a ese seminario que ya he visto que mis defensas ante cualquier contratiempo de este tipo son nulas. Resérvame un asiento en el primer banco, recuerda que era donde Mairena sentaba a los más torpes.
    Estoy queriendo publicar una entrada pero mi plantilla ya no me permite cambiar el color. Tampoco me deja poner un vídeo. Veremos.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  83. Cualquier cosa, me llamas; se hará lo que se pueda.
    Y si no, empieza por crear un blog de prueba y haces allí todos los experimentos, o los hacemos en red, teléfono en mano.

    ResponderEliminar
  84. Is@Hz, efectivamente estoy investigando en un blog de prueba. Voy lento pero avanzo. Si me veo acorralado te lo diré. Gracias.

    ResponderEliminar
  85. ¿Qué tal? Mi querido profesor jubilado...Ya veo qué probando,probando...Este Club ha vuelto a cambiar de color,vuelve a ser gris...Cuidado con los "Signos"...
    En fin amigo los que somos negados para esto mejor quedarse con la misma plantilla, el mismo color y no hacerle caso al Sr.Blogger en sus consejos de cambios de plantilla...
    Tan ocupado estas que no visitas a nadie...je,je.............BESICOS.

    ResponderEliminar
  86. Cabopá, te acabo de dejar un comentario, antes de leer éste. Te he visitado todos estos días pero esperaba a leer el relato completo para escribirte.
    Me asomo a tu ventana todos los días, a veces miro y callo, pero siempre me paso por ahí.
    Como te he dicho, has escrito un texto magnífico y has elegido un tema que me interesa sobremanera.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  87. !Puta madre!, Mariano. Eres la reserva espiritual.

    ResponderEliminar
  88. Serrano, debemos ser unos anfitriones ejemplares; este club no se merece menos y tú, como responsable de la bodega y la intendencia general tampoco. !Solo falta que vayamos a quedar mal por no tener ibérico! Cuenta con mi ayuda para lo que necesites, incluso para beber mano a mano; sobre todo para eso. Salud

    ResponderEliminar
  89. Mariano, ¿otro dipsómano? Dios los crea y ellos se juntan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  90. Uno de mis abuelos fué un dipsómano ejemplar. Otra de sus cualidades era que en las fiestas cantaba la misa en latín, con una hermosa voz de bajo que me dejaba admirado. Cuando oigo el lamento de Felipe II, en Don Carlo, por Ferruccio Furlanetto, invariablemente recuerdo aquel momento. Algún gene tendré que me acerca a Serrano. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  91. Para profundizar mi pena !tanto es mi desconsuelo! acabo de oir el Requien de Mozart, y lo que ahora siento es que ya no "gozaremos" de la entrada que nos tenías pormetida Thornton. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  92. Nicolás, Yo también estoy triste. Ésta es nuestra selección. Nada ha cambiado. Creíamos que, pensábamos que...burreques.
    Yo he escuchado esta tarde el Misserere de Allegri, llorando, por supuesto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  93. Es fácil asumir tragedias ajenas. ¡Qué alivio, no es nadie de los míos! ¡Pobre gente, me solidarizo con su dolor!

    ResponderEliminar
  94. Amigo Thornton, otra vez más de lo mismo. Jugamos contra una selección que tiene en punta a un solo jugador y le ponemos cuatro defensas, cinco centrocampistas y uno solo en punta.Siempre con miedo.
    Como la cosa tiene arreglo no me ha preocupado mucho y me he visto tres películas de Jacques Tourneur; un thriller titulado “Los intimidadores”, otra de ciencia-ficción, “La ciudad sumergida”, y otra de aventuras que ha sido la mejor pues de pequeño la vimos varias veces “El halcón y la flecha”, con un Burt Lancaster que se sale, haciendo piruetas que lo imitábamos subiendo la cuerda en
    escuadra,¡que tiempos!.

    ResponderEliminar
  95. Mariano, cuando escuche por primera vez el "dúo de la amistad" de Don Carlo, pensaba en la nuestra: INQUEBRANTABLE.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  96. P.D. Mariano, ¿no has visto el partido?

    ResponderEliminar
  97. Arobos, te aseguro que "Alberto" no pudo dormir en muchas noches pensando en ese pobre muchacho y en esa desconsolada madre. Todavía hoy, 30 años después, lo sigue recordando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  98. Amigo Miguel, que podemos esperar de un seleccionador exentrenador del Real Madrid. ¡Pep Selección!
    No has perdido la tarde. Qué grande Burt Lancaster. ¿Recuerdas por qué decíamos que se llamaba así?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  99. P.D. Miguel, no se te olvide grabarme las que me falten de Tourneur.
    Gracias.

    ResponderEliminar