sábado, 2 de enero de 2010

BLOG

Esto es una emergencia, es una llamada de auxilio. Confío en que alguien lea este mensaje y acuda en mi ayuda.




Todo empezó hace unos años cuando tonteaba con Internet. Descubrí que desde mi casa, desde mi sillón, podía visitar museos, bibliotecas y rebuscar en hemerotecas. Cuando descubrí todo esto, mi tiempo libre empezó a quejarse. Comencé a sisar, a estafar horas a mis lecturas, a mis películas y a mis óperas. No llegué a preocuparme seriamente, la verdad. Creí que sería cuestión de organizarme: estas horas para Internet, estas otras para mis libros, mis películas y mi música. Y así lo hice… Hasta que me topé con el más egoísta, acaparador y celoso de los tiranos: EL BLOG.


Hace un par de meses se me ocurrió indagar en Internet sobre una novela que acababa de leer y que me había entusiasmado, El relámpago inmóvil. Entre críticas y reseñas encontré algo que era novedoso para mí: UN BLOG. En él, se hacía un análisis riguroso y emocionado de esa novela y de su autor. Después visité otro blog, y luego visité otro y otro. Me contagié. Ahora me paseo por veintitantos blogs y hasta regento mi propio club, el Thornton Club.



Estoy desbordado, no controlo esta situación. El blog, ese tirano acaparador, no me permite compartir mi tiempo libre. Mis libros me reclaman, apenas si veo alguna película y Puccini dice que si estoy enfadado.



Recurro a vosotros, más veteranos. Decidme, cómo os organizáis para visitar tantos blogs. Para crear vuestras propias entradas y atender a vuestros seguidores, algunos tenéis más de cien. Cómo podéis hacer todo esto y, además, leer algún libro, disfrutar con Billy Wilder, y de vez en cuando echaros alguna que otra ópera al cuerpo o escuchar la trompeta de Chet Baker.



No quiero renunciar a mi nueva pasión incontrolada, no es necesario que me extienda describiendo el cariño que ya os tengo y lo que me enriquece vuestro roce. Pero tampoco quisiera descuidar mis viejas costumbres, las de siempre. ¿Cómo hacerlo?



.

33 comentarios:

  1. ¿has probado a quitarte horas de sueño? Es lo que yo hago cuando me toca trabajar y dispongo de menos tiempo para todo.
    Un abrazo y no veas como me alegra haberme encontrado con el club abierto. Disculpame un momento mientras me acerco a la barra a pedir ¿Tú quieres algo?

    ResponderEliminar
  2. Ya quisiera, ya, pero no sé cómo. Estoy como tú y, como tú, enganchada y absorbida. Poco tiempo libre tengo y ese poco va para el blog y los blogs amigos.
    ¿Qué nos pasará? ¿Dejaremos de leer, de ver pelis, de escuchar música, de estar con los amigos?
    Supongo que no, que llegará un momento en que controlemos perfectamente. Eso espero, por tu bien y por el mío. Al fin y al cabo, ambos somos muy novatos en esto. Tú empezaste en diciembre y yo en noviembre. Vamos a consolarnos y a pensar que para febrero o marzo ya estaremos restituidos en nuestro ser. Eso sí, enriquecido por una nueva afición: los blogs.
    ¡Y lo modernos que somos! Vamos con los tiempos. Eso es un lujo en nuestro curriculum maduro. Si hasta mis sobrinos se asombran de las cosas que hace su tía en la red.
    Un abrazote muy fuerte y ánimo con el blog y los blogs. Son nuestro destino, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Atención! Yo te puedo dar una solución. Y mira que casi nunca acierto con las soluciones, nen, que yo soy de los callados porque pienso, total, para lo que voy a decir... Pero en este caso puedo decirte cómo lo hago yo. En primer lugar decirte que me pasa igual, que el blog me absorve, que soy un fascinado de internet, que no veo la tele (de lo cual me alegro) más allá de los informativos y documentales, que hago como puedo con mis lecturas, etc. Sólo faltaba el blog y que el blog llamara a otros blogs que para ponerlo más fácil tenían detrás personas con vidas interiores apasionantes. Te contaré cómo lo hago yo.

    Hace cosa de dos meses visitaba todos los blogs, era una locura. Ahora no. Ahora he puesto en el lateral de mi blog un enlace a todos los blogs que visito. De manera que se van moviendo... si tú has puesto un enlace nuevo sales arriba de todo... es decir, los blogs actualizados se disparan arriba. La gente no actualiza todos los días ni tampoco todos a la vez. Así voy a ver sólo aquellos dos o tres que se han actualizado ese día, y luego, si hay tiempo paso a ver si me han contestado en los blogs en los cuales dejé mensaje el día anterior. De esta forma cada día visito sólo unos cinco o seis blogs y no aleatoriamente sino que voy directo a los que tienen textos nuevos. Para mí es francamente práctico.

    Y bueno, chaval, leer que eres aficionado a la ópera me ha hecho casi saltar las lágrimas. El único!!! El único de los amigos que frecuento que es operístico. Uaaaa. Para mí la ópera es un descubrimiento reciente, cosa de cinco años. Y se ha convertido en verdadera pasión y necesidad. Se puede decir que es, hoy por hoy, casi la única música que me gusta escuchar. Bueno, me voy muy contento a dormir... Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Pepe, cada vez duermo menos. Mi chica me silba y ya no acudo. Veremos como acaba todo esto.
    De momento acepto esa copa.

    ResponderEliminar
  5. Isabel, somos almas gemelas. Confiemos que sea una especie de sarampión, o que alguien nos aconseje bien. El auténtico problema es que nos encanta esta situación. Permanezcamos atentos a la pantalla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Eastriver, voy a seguir tus consejos al pie de la letra, me pongo a ello en el acto.
    Me agrada que compartamos el gusto por la ópera. Dices que llevas cinco años con ella, ya no la dejas. ¿Le has hincado ya el diente al Anillo, al Tristan, al Caballero de la Rosa...? Es apasionante, y apasionante es también hablar de ella, de versiones, de tenores...Un abrazo y gracias por todo.

    ResponderEliminar
  7. El consejo de Ramón, es sabio. Yo te daría otro que yo utilizo: nunca respondo a los comentarios en mi blog, voy a visitar al suyo al comentarista(uno siempre está más pendiente de los comentarios del propio que de las respuestas del ajeno); de esa forma hago dos trabajos en uno. No es una falta de delicadeza porque respondes y el otro sabe que estás pendiente de él.
    Y, otra cosa: márcate un horario y, si puedes, se inflexible.
    Date tiempo.

    ResponderEliminar
  8. María Jesús, con los seguidores que arrastras cualquier sugerencia tuya la miro con lupa. Lo de no contestar en mi blog, de momento no lo veo. Me pondré un horario y trataré de cumplirlo, como tú dices, si puedo.Gracias por tu amabilidad. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Ando dándole vueltas a esto de los blogs desde que leí tu entrada.
    Te cuento: al principio no seguía a nadie si no me había leído su blog enterito, de principio a fin. No lo consideraba decente. Después, cambié de opinión y leo varias entradas. Si me interesa, lo sigo. En entradas posteriores, me fidelizo absolutamente o me medio-fidelizo. Si es absolutumante, poco a poco, y a ratos, leo el historial del blog.
    Por otro lado, he aprendido en este poco tiempo varias cosas: hay blogs en los que no me pierdo una entrada por nada del mundo y comento siempre; en otros, comento alguna que otra vez, aunque los lea; en otros, echo un vistazo y según me parezca, comento o no; y en otros, no puedo apenas entrar porque no paran de sacar entradas a un ritmo vertiginoso, pero como el espíritu del blog me gusta, lo sigo y lo apoyo.
    En relación a los comentarios, me pasa lo que a ti. No sé quedarme muda ante los que vienen a mi casa. Quiero agasajarlos, contestarles. A veces, incluso, se generan unas tertulias muy simpáticas, que a mí me agradan mucho. Entiendo a María Jesús y nadie puede decir que nuestra Paradela no es de lo más educado en este mundo bloguero. Fiel, siempre presente, siempre animando en los blogs ajenos. Pero a mí me cuesta no responder en el mío, me resisto a estar callada. Debo ser una cotorra impenitente.
    Los consejos que te dan Ramón y María Jesús son muy acertados.
    Te añadiría algo: en mi caso, que nunca dispongo de mucho tiempo seguido fuera del fin de semana; entre semana, con todo el trabajo a cuestas, robo pequeños momentos de relax, diez minutos o así, y me permiten visitar a algún amigo. Son cosas que voy aprendiendo y, supongo, que muchas más aprenderé con el discurrir del tiempo.
    Veo que la gente mete cosas fenomenales (música, vídeos, etcétera), cosas que yo no sé poner. Pero bueno, ya aprenderé algún día. De momento, para mi tendencia palabrera, me basta con lo que manejo.
    No sé si te habré ayudado en algo, pero, por lo menos, aquí está mi apoyo y mi novata contribución.

    ResponderEliminar
  10. Isabel, la clasificación que haces de los blogs me parece muy interesante. Sigo tomando nota. Un saludo, y gracias por el interés que te tomas.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, ya estoy aquí de vuelta de un interesante retiro espiritual-festivo-introspectivo-familiar, ahí es nada. Encuentro el club muy animado, y no me resisto a entrar en la conversación. ¿Cómo lo hago yo? Como puedo. Al principio me hice tres blogs, sin saber lo que era eso: uno para comunicarme, otro para caprichos y otro para textos míos, como para guardarlos, vaya una tontería. Cuando vine a comprender lo que era esto, tenía los tres blogs abandonados y me dediqué a uno solo, al de la comunicación. Ahora estoy pensando cerrarlos los tres y emigrar a otro servidor, donde tengo alojado el de Artes Escénicas, vamos, lo que se puede llamar un blog profesional, dedicado a la didáctica del teatro. He pensado llevarme el Asuntos propios para allá, que es como hacer una mudanza, pero con archivos. Y sí, el llamado blogroll o rulo de blogs es muy útil para visitar ordenadamente a los amigos que te interesan. Los seguidores son otra cosa. Da gusto tenerlos ahí, pero es como un grupo de personas que normalmente te tienen en el blogroll y te visitan; otros no, así que a estos tampoco les hago mucho caso, alguna vez. Yo visito, como dice Eastriver, unos cinco o seis blogs cada día y si el tema era apasionante, vuelvo a ver qué ha dicho la gente. Si no, no.

    ResponderEliminar
  12. Ahora paso a la ópera. No estáis solos, que no, que a mí también me gusta con locura. Si queréis lo comentamos. Yo os voy a hacer una modesta recomendación, que seguramente será inútil, pues la habréis oído ya: Lakhmé de Delibes. Ay, me emcanta toda ella. También soy una ferviente seguidora de música vocal en general, así que los lieder, las canciones, los coros, todo lo que sea voz humana, me atrae muchísimo. En este sentido os recomiendo las Últimas canciones de Richard Strauss. Yo las tengo cantadas por Jessye Norman, y son un lujo auténtico.

    ResponderEliminar
  13. Clares, te estaba esperando. Llevo desde esta mañana tratando de colocar en mi blog una relación de blogs, para detectar cuando se produzca una entrada nueva. No sé si esto es el blogroll que tú nombras o es otra cosa, lo cierto es que no me aclaro. ¿Puedes ayudarme?
    Te agradezco tus consejos, los añadiré al resto y a meditar. Creo que he acertado dirigiéndome a los veteranos.
    Ya había notado tu afición por la ópera, y tu buen paladar. Recuerdo el Don Giovanni de Furtwängler que recomendaste, el de Siepi.
    Lakmé es una ópera bellísima, vuelves a acertar. Yo tengo la de Bonynge con una Sutherland que se sale, no sólo en el ária de las campanillas.
    Strauss es uno de mis grandes, los cuatro últimos lieder ponen la piel de gallina al más pintado, sobre todo Im Abendrot. Tengo la versión de Jessye Norman, pero me quedo con la de Schwarzkopf. En EMI hay un tocho de seis discos con los lieder de Strauss por F-Dieskau y Gerald Moore al piano, que te los recomiendo. Y sus óperas, del Caballero de la rosa tengo seis versiones.
    Y los lieder de Schubert... mejor los dejo para otro día. Un saludo y gracias por tus consejos.

    ResponderEliminar
  14. Thornton. Te hablo desde mi exilio. Sigo callado, pero escribo mientras Massimo y Antonio se comen las lenticcie.

    Al abrir culturajos lo hicimos entre amigos. Así ambos nos encargamos de las entradas y las respuestas. Además es algo que se hace por placer, se compra una balanza y si se mantiene en equilibrio todo funciona. A mí estas fiestas el fiel de la balanza se me ha movido y algo ha cambiado. No creo que tengamos más compromiso que con nosotros mismos. Los lectores son importantes, pero el blog es una libreta, y la mía no la había leído nadie hasta ahora.

    Carpe diem, carpe blog.
    Salud

    ResponderEliminar
  15. Quisque, tomo nota. Uno de mis problemas es que en mi diccionario no existen palabras como moderación, equilibrio, prudencia... ¡Todo en exceso!
    Vigila a Massimo, es el más peligroso de todos.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Thorton, estoy con Quisque, esto lo hacemos para divertirnos pero nunca olvides que lo importante eres tú. Si necesitas parar el blog un tiempo para hacer tus cosas no te prives, los que te seguimos estaremos esperándote para cuando vuelvas. Yo dentro de poco me largaré unas semanas, lo necesito, debo replantearme mi vida con la ley antitabaco.
    Animo y no decaigas.
    Un fuerte abrazo.
    El fumador

    ResponderEliminar
  17. Por cierto... a mi siempre me relaja muchísimo el "King of blues" de Mile Davis. Escúchalo ya veras como después lo ves todo de otro modo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Sí, eso es, el blogroll o rollo de blogs, en roman paladino, es una lista de blogs que se actualiza conforme la gente publica. Te vas a tu tablero, y pinchas en Diseño, donde te saldrá el cuadro con la disposición de los elementos de tu página. Eliges el primer cuadro "Añadir un gadget", y eliges la opción "Lista de blogs". Ahí vas entrando los enlaces que habrás copiado previamente. Yo suelo hacerlo en una nota emergente, así los tengo a mano. Te aparecerán con su nombre y no con el enlace, y tú puedes elegir las opciones: sólo nombre, nombre y tiempo de actualización, imágenes o no, etc. Que te salga bien.

    ResponderEliminar
  19. Carissimo Thornton: Tu lista de blogs la añades yéndote a "diseño" y allí verás un ícono "añadir gadget". Cuando clickees verás los "gadgets" disponibles y, entre ellos, el de blogs amigos. El gadget HTML es fantástico para subir y pegar fotos en las paredes de tu casa. Podés musicalizar con goear o con radioblog.club. Los videos de YouTube los pegás con el código de "embed" que aparece bajo la URL y los propios ... ahh ... con el formidable programa MovieMaker con el que se filma nuestra Fausta. Una vez que guardaste el proyecto MovieMaker tenés que convertirlo en película para poder añadirlo.

    En Babilonia creemos que lo mejor de la literatura suele pasar por los blogs, porque operan desde los márgenes y fuera de las leyes del mercado. Nosotras también. Rara vez cobramos. Nos puede la belleza enigmática de quienes nos visitan.

    Cuando el blog comienza a resultar una obligación ... hay que decir que no. Porque debemos vivir regidos por el principio del placer (¿qué podías esperar de las cabareteras babilónicas?).

    Besos excesivos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Ah! Se me olvidó decirte que también, a mí me gusta la ópera. Aunque no llego a la erudición de vosotros. Mi favorita: Don Giovanni, de Mozart. Siempre y cuando me salte algunos de los interminables recitatorios. El aria "La ci darem la mano..." me fascina, me transporta y me obnubila.

    Verdi y Donizetti son otros que me subyugan. Como verás, no llego a vuestra altura, que sabéis de todo tipo de ediciones, tenores, sopranos y demás; pero algo es algo.

    Donde si estoy perdida desde que tengo uso de razón es en la música barroca. Me emociona al límite. Soy una auténtica enamorada de Bach, Pergolessi, Vivaldi, Häendel y otros cuantísimos más.

    Por cierto, tomo nota de los consejos de Perséfone para música y vídeos. Gracias, Perséfone.

    Este blog tuyo es una joya, Thornton.

    Como ves, unas líneas en cinco minutos entre faena y faena.

    ResponderEliminar
  21. Fumador, agradezco tus palabras, tan sinceras y tan acertadas. Esta dichosa ley antitabaco va a prohibirnos ver películas donde se fume, adios al cine negro americano.
    P.D. Tampoco suena mal la trompeta de este chico.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Clares, Yo lo intentaba por configuración y así me iba. Ya lo he colocado. He visto que tienes nueva entrada, voy a leerla. Gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  23. El placer que proporciona cualquier afición suele maximizarse al compartirlo. Los blogs son un buen escenario para esto último, y como todo, hay que aprender a utilizarlos para sacarles el máximo provecho.

    Me parece muy interesante esta reflexión que comparto, así como muchos de los comentarios. Es la primera que he leído donde se hace "metabloguística".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Perséfone, este club se honra con la visita de una cabaretera babilónica, una cabaretera que escribe como los ángeles.
    Me has puesto tarea para sacar nota. Me pongo a estudiar inmediatamente. Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Isabel, desde que he leído tu comentario, voy tarareando el aria de D.Giovanni. Qué ópera.
    No veo entre tus favoritos a Wagner ni a Puccini, tú sabrás.
    Hace unos días, como mandan los cánones, he escuchado El Mesías y el Oratorio de Navidad, la música barroca también me acompaña desde siempre, desde que cantaba (mal) en el coro del instituto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Jose, recuerdo que ya comentamos lo de "Todo en exceso". Soy un exagerado que desconoce el término medio. Quevedo escribió que "todo lo excesivo siempre fue veneno", y es que me paso la vida envenenándome. Ya creceré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Thorton veo que has recopilado un buen monton de consejos que de paso nos servirán a otros noveles.
    Realmente a mí también me sorprende como la gente encuentra ese tiempo (no te digo ya si tienes un par de criaturas saltando a tu alrededor).Supongo que cuando más extiendes la red, todo se va ampliando de forma geométrica (y es que hay tantas cosas buenas por ahí). Me parece acertado lo que alguien comentaba por ahí, sobre esa lista de blogs a los que accedes siempre y que se van actualizando, porque allí ya encuentras mucha gente y material (se pueden echar vistazos a la gente que comenta...).
    Yo he de confesar que el blog me ha servido para reactivar lecturas y películas. Me contengo de entrar demasiado en el ordenador (compartir con pareja e hijos ayuda) y me fuerzo a realizar una entrada semanal al menos, para la cual me guardo un tiempecito concreto. Reconozco también la ayuda inestimable de mi pareja en los diversos montajes (trampa lo sé, pero para nosotros significa compartir).
    Por cierto, yo también pertenezco al club operístico.

    ResponderEliminar
  28. Carlos, es un placer verte en este club, estás en tu casa.
    Veo que tú también adivinas la magnitud que en unos años puede alcanzar esta red de blogs. Veo, también, que tomas tus precauciones y te organizas. Lo de la colaboración de tu señora esposa no es ninguna trampa, es una suerte. Salúdala de mi parte y dile que cuando quiera venir por el club, será muy bien recibida. Un beso para ella y un abrazo para ti.
    P.D. Tendremos que ir haciendo alguna que otra entrada sobre la ópera.

    ResponderEliminar
  29. es bueno saber que eres de esa tierra que dio fruto tan inolvidable...en honor a mi abuela gallega, Maria Amelia.

    ResponderEliminar
  30. Jaiya, cómo has llegado hasta aquí. Un saludo

    ResponderEliminar
  31. Amigo que buen blog tienes. Solo un ruego, quita el fondo fusia o rosa fuerte que he tetenido que leerlo con gafas de sol. Que mareo chiquillo. Es broma, he, que el espacio es tuyo y eres libre de hacer lo que plazcas.

    Pero por tu madre quitalo.

    Ver la tele, cine, leer, escuchar musica, eso es mucho para un blogero, esto puede ser una tirania, si nos dejamos tiranizar.

    ¿ que te da placer? , pues hay andamos.
    cordiales saludos.

    ah, comprate el babero grande, que te va a hacer falta

    ResponderEliminar
  32. Pedro, estás en tu club. El color lo cambio en cada entrada y en este caso el rosa era obligado. Un saludo y gracias por la felicitación.

    ResponderEliminar